Solo el ganado de Fukushima, Tochigi, Miyagi e Iwate que supere inspecciones podrá ser comercializado

Ministro de Industria, Yukio Edano

Gobierno levanta veto bajo estrictas medidas de seguridad

Yukio Edano, vocero del gobierno japonés, anunció que con las medidas establecidas el ganado está protegido de la contaminación.

Japón levantó el jueves la prohibición de vender carne vacuna de las provincias de Fukushima, Iwate y Tochigi, tras vetar el producto por detectarse en vacas y piensos niveles excesivos de cesio radiactivo emitido por la central de Fukushima.

Al haber levantado también el bloqueo a la carne de Miyagi el pasado viernes, el Gobierno nipón ha retirado ya todos los vetos que empezó a imponer el pasado 19 de julio a vacas de estas cuatro provincias.

El Ejecutivo considera que se han activado suficientes medidas en todas estas regiones para asegurar que el ganado está protegido de la contaminación radiactiva, aseguró el ministro portavoz Yukio Edano en declaraciones recogidas por la agencia local Kyodo.

A partir de ahora las autoridades de estas cuatro provincias analizarán el ganado, y sólo las explotaciones que superen las inspecciones podrán vender sus ejemplares, cuya carne deberá contener menos de los 500 becquereles por kilogramo que el Gobierno establece como límite de seguridad.

Las autoridades consideran que la contaminación se originó en el pienso con el que se alimentó a los animales, ya que fue almacenado al aire libre, donde habría recibido altas dosis de radiactividad al inicio de la crisis nuclear desatada por el desastre del 11 de marzo.

El pasado julio se llegó a detectar carne contaminada con 2.300 becquereles de cesio por kilo, aunque el Ministerio nipón de Sanidad señaló que comer varias veces el producto con niveles superiores al límite fijado por el Gobierno no afectaría seriamente a la salud.

Por su parte, las autoridades provinciales de Fukushima pidieron al Gobierno que, para compensar las pérdidas del sector ganadero, adquiera toda la carne que se comercializó con anterioridad a la prohibición y no pudo venderse a causa del veto.

El Ejecutivo nipón ya tiene previsto dar compensaciones de unos 50.000 yenes (unos 456 euros) a los granjeros por cada una de las reses contaminadas a causa de la crisis, en un programa de ayudas que tendrá un coste de entre 1.000 y 2.000 millones de yenes (entre 9 y 18 millones de euros). (EFE)

Suscríbete a International Press GRATIS

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a International Press y recibe nuestras noticias primero.

Únete a otros 36.155 suscriptores


Descarga el App de Súper Tokio Radio


LECTOR