Naoto Kan: “Vamos a intentar construir una sociedad que no dependa de la energía nuclear”

Planta nuclear de Fukushima

La primera fase para controlar la crisis en Fukushima concluirá el martes 19, afirma primer ministro japonés


Publicidad

Planta nuclear de Fukushima

El primer ministro de Japón, Naoto Kan, aseguró que el martes 19 terminará la primera fase para controlar la central nuclear de Fukushima y que se espera que sus reactores estén en “parada fría” para enero de 2012, aunque para desmantelarlos se necesitarán “de diez a veinte años”.

Kan hizo estas declaraciones en una rueda de prensa en la que confirmó que las labores para controlar la planta marchan “según lo previsto” y que para el próximo día 19 se espera haber estabilizado la refrigeración de los reactores dañados por el tsunami del 11 de marzo.

Con ello concluirá la primera fase de la “hoja de ruta” de Tokyo Electric Power (TEPCO), operadora de Fukushima, que se había comprometido a controlar la crisis nuclear como muy tarde para enero del próximo año.

Kan, no obstante, insistió en el “riesgo” que conlleva la fisión atómica y aseguró que su objetivo es “reducir la dependencia” de Japón de la energía nuclear, que antes del 11 de marzo constituía cerca del 30 por ciento del total que generaba el país.

A raíz de la catástrofe, 35 de los 54 reactores nucleares de Japón están paralizados.

“Vamos a intentar construir una sociedad que no dependa de la energía nuclear”, dijo Kan, que admitió sin embargo que tanto la industria como la población necesitan el suministro eléctrico suficiente y es “responsabilidad” del Ejecutivo proveerlo, por lo que la dependencia se rebajará de modo gradual.

Kan añadió que el Gobierno va a elaborar un plan básico de energía y que el jueves comenzará a debatirse una ley crucial para potenciar las energías renovables en Japón, cuya aprobación es una de las prioridades personales de Kan.

El líder nipón detalló que esta misma semana se presentará en el Parlamento el segundo presupuesto adicional para financiar la reconstrucción del noreste del país.

Kan ha puesto la aprobación de ese presupuesto extra como condición para abandonar el poder, algo que le reclama la oposición e incluso voces dentro de su propio partido, que le acusan de no haber sabido gestionar la crisis abierta con la catástrofe de marzo.

En este sentido, el primer ministro descartó disolver la Cámara Baja y evitó dar una fecha para su dimisión. (EFE)


Publicidad

Publicidad

Descarga el App de Súper Tokio Radio



Publicidad

LECTOR

Deja tu comentario