“Todos los peruanos debemos estar representados en el Congreso”


Gaspar Alayza, peruano afincado en Italia, explica por qué se debe crear un distrito electoral para los PEX


Publicidad

Los peruanos que residen en el exterior (PEX) votan cada cinco años por congresistas que no los representan. Como no existe un distrito electoral para ellos, sus votos engrosan el caudal electoral de los candidatos que aspiran a una curul en Lima.

En los últimos periodos legislativos se han presentado varios proyectos de ley con un mismo objetivo: la creación de un distrito electoral para los PEX. Sin embargo, ninguno ha contado con el apoyo suficiente para materializarse.

Gaspar Alayza, un peruano que reside desde hace más de treinta años en Italia, estima que entre tres y cuatro millones de peruanos viven en el extranjero, más del 10 por ciento de la población total del Perú.

Una población tan grande debería estar representada en el Congreso. El camino para lograrlo no es fácil. Alayza explica que se necesitan por lo menos 80 votos durante dos legislaturas consecutivas para que un proyecto de esa naturaleza, que exige una modificación constitucional, se transforme en ley.

“Hay que moverse en todos los frentes, Congreso, prensa, opinión pública, sensibilizar a los PEX que son los primeros interesados”, manifiesta.

Los obstáculos que deben removerse no son pocos. Hay sectores de la sociedad que consideran que no se puede equiparar la realidad de los peruanos en el exterior con la de quienes residen en el Perú, pues estos viven el día a día de lo que acontece en el país, a diferencia de aquellos. Además, como los PEX están dispersos en todo el mundo y provienen de realidades muy disímiles, representarlos se haría difícil.

Alayza los refuta: “Los intereses de los peruanos en el exterior son los mismos que los de los peruanos que residen en el Perú. El peruano en el exterior no pierde el vínculo con su país y es el mejor vehículo de difusión de nuestra cultura en el mundo”.

Luego agrega: “La dispersión ha hecho difícil el ejercicio de sus derechos para muchos peruanos en el mundo, pero no por eso podemos descuidarlos, al contrario. Cada individuo es una realidad y todos debemos estar representados en el Congreso”.

Si finalmente se logra crear un distrito electoral para los PEX, Alayza detalla qué propuestas –a su juicio– debería presentar un congresista que los represente:

-Reconocimiento de los títulos de estudio conseguidos en el exterior. Muchos peruanos que hoy viven en el exterior podrían ejercer brillantemente sus profesiones en el país.

-Acuerdos con institutos de previsión de otros países para que los PEX que han cotizado en el exterior y deciden regresar, puedan seguir cotizando en el país hasta tener lo suficiente como para jubilarse. Muchos peruanos en el exterior no pueden regresar porque han perdido el trabajo, pero todavía no pueden jubilarse y perderían todo lo que han aportado durante años a las cajas de pensiones.

-Creación de una “oficina de regreso” que estudie y fomente el retorno de los PEX que quieran regresar y los ayude a buscar trabajo. El peruano en el exterior adquiere muchas experiencias que el Perú debería aprovechar.

-Implementación de escuelas por correspondencia para que los niños peruanos que crecen en el exterior aprendan los idiomas del país, su historia y otros valores.

-Una verdadera ley que facilite el retorno, no solo de los ricos, sino del peruano común, el pobre, el trabajador.

Gracias a los más de 2.500 millones de dólares que los PEX mandan anualmente al país, muchos peruanos comen, visten, tiene techo y se educan. Su aporte al desarrollo del país se palpa a diario en los beneficiarios directos e indirectos de sus remesas. Si tienen el deber de elegir, entonces deberían tener el derecho de ser elegidos. “Los PEX tienen que sentir que el país no los abandona, y el país debe saber que los PEX pueden hacer mucho por el Perú”, concluye Alayza.


Publicidad

Publicidad

Descarga el App de Súper Tokio Radio



Publicidad