Inversores en Japón esperan acciones concretas para frenar problemas en EE. UU. y Europa

logo ipc

El Nikkei cerró el lunes con una pérdida de más de 2 por ciento


Publicidad


La Bolsa de Tokio cayó el lunes más de un 2 por ciento a raíz de la rebaja, el viernes, de la calificación de la deuda estadounidense por parte de Standard & Poor’s, que generó fuertes pérdidas en los mercados asiáticos.

El índice Nikkei cerró con una pérdida de 202,32 puntos, el 2,17 por ciento, y quedó en 9.097,56 puntos.

Solo uno de los 33 sectores del parqué tokiota avanzó, el del caucho, mientras que el sector inmobiliario lideró las pérdidas, seguido por el de la electricidad y el gas y el metalúrgico.

Las cotizaciones cayeron nada más arrancar la negociación, entre el desaliento inversor ante la primera degradación de la historia de la deuda estadounidense por parte de Standard & Poor’s, sin que los datos de empleo de EEUU publicados el viernes, mejores de lo esperado, contrarrestaran el pesimismo.

Las ventas se aceleraron por la tarde, cuando se empezaron a advertir las reacciones de las bolsas asiáticas, con el índice Kospi de Corea del Sur registrando momentáneamente pérdidas que superaban el 7 por ciento.

Aunque los líderes financieros del G7 emitieron una declaración conjunta a primera hora local que insistía en su compromiso con la estabilización de los mercados, su impacto en Tokio fue limitado, dando a entender que los inversores esperaban medidas más concretas para atajar los problemas fiscales en Estados Unidos y Europa.

“Los inversores están esperando acciones concretas, ya que consideran que el anuncio simplemente afirma lo obvio”, dijo Toshikazu Horiuchi, analista de Cosmo Securities, a la agencia Kyodo.

Los exportadores nipones continuaron presionados por la continua depreciación del dólar con respecto al yen.

El dólar se movió por la mañana del lunes en la banda baja de los 78 yenes y por la tarde regresó a la alta de los 77 yenes, unos días después de que Japón interviniera el mercado de divisas para devaluar la moneda nipona.

La inversores aguardan ahora los datos de inflación en China y la reunión, el martes, del Comité Federal de Mercado Abierto de Estados Unidos, con la idea de obtener indicios sobre la política de las autoridades monetarias de la primera economía del mundo.

Entre los exportadores, Sony cedió un 3,8 por ciento, hasta los 1.759 yenes, mientras que Canon perdió un 1,7 por ciento hasta los 3.520 yenes.

Honda Motor cayó un 3 por ciento hasta los 2.799 yenes tras el anuncio de que llamará a revisión 2,26 millones de vehículos vendidos en China y EEUU por un fallo en el sistema de transmisión automático. (EFE)


Publicidad

Publicidad


Descarga el App de Súper Tokio Radio



Publicidad

LECTOR

Deja tu comentario