Chica supera ijime gracias a su padre y a una idea que nació en una biblioteca

Suscríbase a International Press GRATIS!

Registre su correo electrónico y entérese primero de las últimas noticias de Japón.

Padre e hija en su viaje de este año (foto Shigeo Onda)

Harune Onda estaba en tercer grado de primaria en una escuela en Tokio cuando un estudiante la agredió físicamente. Por desgracia, como ocurre a menudo, el colegio no supo estar a la altura de las circunstancias para defender a la víctima, y el padre de la niña, Shigeo, decidió no obligar a su hija a volver a la escuela.

Un día, Shigeo y Harune visitaron una biblioteca y encontraron un libro sobre un padre y su hija que viajaban en bicicleta. Shigeo le sugirió a Harune imitarlos. Ella aceptó. Jamás imaginaron cuánto esa decisión cambiaría sus vidas.

En el verano de 2008, papá e hija viajaron en bicicleta a la península de Noto, en la prefectura de Ishikawa. Fue su primer viaje. Pedalearon por una zona montañosa, por senderos oscuros. Fue duro.

Shigeo creyó que no habría una próxima vez, pero al año siguiente una entusiasta Harune lo sorprendió preguntándole a dónde viajarían en bicicleta.

Desde entonces, padre e hija han realizado doce viajes en bicicleta. Todos los veranos. Hoy Harune tiene 20 años y estudia en una universidad.

Shigeo, de 54 años. comparte su valiosa experiencia con Mainichi Shimbun para inspirar a los padres que tienen hijos que sufren ijime.

Padre e hija en su primer viaje (foto Shigeo Onda)

Este año Shigeo y Harune pedalearon por la región de Kansai: comenzaron en la prefectura de Nara, visitaron túmulos funerarios y monumentos históricos en Osaka y llegaron hasta la isla de Awaji para disfrutar de la playa.

Cada viaje les toma entre una semana y 10 días. Ha sido dificíl, soportando un calor extremo o recorriendo áreas golpeadas por un tifón. Sin embargo, ha valido largamente la pena.

“Creo que al ir en la misma dirección hemos podido compartir un sentimiento de logro”, dice Shigeo.

Además, han experimentado en carne propia la amabilidad de muchos extraños a lo largo de sus viajes, como un trabajador en un área montañosa que compartió con ellos el agua que tenía. Así como hay gente que hace bullying, también hay personas buenas que ayudan a los demás.

Papá e hija decidieron continuar con sus viajes en bicicleta incluso después de que la niña pudo superar el ijime y retornar a los estudios (en otro colegio). 12 años después, Shigeo y Harune comparten su historia de superación. (International Press)



Publicidad

Publicidad


Descarga el App de Súper Tokio Radio



Publicidad

Te recomendamos

JAPÓNICA
JAPÓNICA
Coronavirus

Turismo en Japón

LECTOR