China insta a Japón a contribuir a la paz en el 80 aniversario de la matanza de Nankín

Memorial de Nankín (foto Whisper of the heart / Wikipedia)

China conmemoró el 80 aniversario de la matanza de la ciudad de Nankín, en la que según Pekín perecieron más de 300.000 personas a manos de tropas niponas, entre 1937 y 1938, con un llamamiento a la paz y a la memoria histórica.


Publicidad

El presidente chino, Xi Jinping, acompañado por altos funcionarios de su Gobierno, acudió este miércoles al acto celebrado en la ciudad oriental china de Nankín -retransmitido por la televisión estatal china- dónde se guardó un minuto de silencio y la bandera del gigante asiático ondeó a media asta.

A pesar de que en ocasiones previas fue Xi quien se encargó de pronunciar un discurso ante los asistentes, esta vez se mantuvo en un plano más discreto y cedió la palabra al presidente de la Conferencia Política Consultiva de China, Yu Zhengshen.

Yu señaló durante su intervención que “la guerra es como un espejo, continúa recordándonos el valor de la paz”.

“Sólo recordando la historia podremos construir un futuro mejor”, agregó el político, quien se comprometió a “asumir la responsabilidad de construir una comunidad con futuro compartido para la humanidad”.

“China siempre contribuirá a la paz, el crecimiento y el mantenimiento del orden mundial (…) y nunca hará pasar a otras naciones por el dolor que el pueblo chino ha sufrido”, aseveró.

No obstante, subrayó que “los chinos nunca olvidarán el pasado” y evocó, no sólo a los caídos de Nankín, sino a los 35 millones de chinos que, según Pekín, murieron durante los 14 años que duró la invasión japonesa (1931-45).

Yu instó a Japón en su alocución a contribuir a la consecución de la paz mundial, que además “beneficiará a ambos pueblos”.

Durante la ceremonia, seis representantes de la ciudad hicieron sonar la campana de la paz y se liberaron de docenas de palomas ante la silenciosa presencia de miles de personas, entre las que se contaban víctimas, supervivientes y antiguos soldados.

Durante un solemne desfile militar varias coronas de flores blancas, como las que portaban en sus solapas todos los asistentes -vestidos además de negro-, fueron depositadas frente al memorial de mármol en el que están esculpidos los nombres de 300.000 caídos y un grupo de estudiantes leyó un manifiesto por la paz.

El 13 de diciembre, fecha en que se produjo el inició de la matanza en la que los soldados japoneses saquearon e incendiaron, violaron a decenas de miles de mujeres y asesinaron a entre 150.000 y 340.000 personas, tiene rango de Día Nacional desde febrero de 2014.

China y Japón, que han celebrado este año el 45 aniversario de la normalización de sus relaciones diplomáticas, han disfrutado de “una profunda comunicación no gubernamental”, según Yu. (EFE)

Publicidad
Publicidad

LECTOR

Deja tu comentario