Mitsubishi Motors aumenta sus ganancias en la primera mitad del año fiscal 2013


Crecen sus ventas gracias a demanda en Estados Unidos y Asia


Publicidad

El fabricante de automóviles Mitsubishi Motors registró de abril a septiembre, primera mitad del año fiscal en Japón, un beneficio neto de 46.700 millones de yenes (347 millones de euros), lo que supone un 55 por ciento más interanual.

Además, en estos primeros seis meses de ejercicio, el fabricante de Tokio obtuvo un beneficio operativo de 50.800 millones de yenes (377 millones de euros), un 65 por ciento más que en el mismo periodo de 2012, según explicó en un comunicado.

La empresa incrementó sus ventas de abril a septiembre en un 8 por ciento interanual hasta los 929.000 millones de yenes (6.924 millones de euros), en un periodo en el que comercializó un total de 499.000 unidades, un 4 por ciento más que en la primera mitad del año fiscal precedente.

En este sentido, destacó el aumento de sus ventas en mercados como el asiático, donde se incrementaron un 6 por ciento interanual, en el norteamericano (un 4 por ciento más) o en el japonés, donde registró un aumento del 5 por ciento gracias a la buena acogida de minivehículos como el eK Wagon y el Custom.

Durante este primer semestre del año fiscal, Mitsubishi Motors produjo 595.000 unidades, un 10 por ciento más que en 2012.

En cuanto a sus previsiones para el actual año fiscal, que concluye el 31 de marzo de 2014, el fabricante nipón espera obtener un beneficio neto de 70.000 millones de yenes (520 millones de euros), un 40 por ciento más que en su anterior estimación y un 84 por ciento más que en 2012.

Detrás de esta sustancial mejora se encuentra la continuada depreciación del yen (lo que incrementa sus beneficios a la hora de repatriarlos), la reducción en sus costes de producción o la llegada al mercado de nuevos modelos en países emergentes como el Attrage en Tailandia o el ASX en Brasil.

A su vez, mantuvo su previsión de 100.000 millones de yenes (743 millones de euros) de beneficio operativo y redujo su estimación de ingresos por venta hasta los 2,13 billones de yenes (15.826 millones de euros).

En este sentido, el fabricante nipón espera vender durante este año fiscal 1,11 millones de unidades, 58.000 vehículos menos con respecto a su anterior estimación realizada a finales de abril. (EFE)


Publicidad

Publicidad

Descarga el App de Súper Tokio Radio



Publicidad