Padres en Japón al rescate de sus hijos solteros para que no mueran solos

 


Publicidad

Si los hijos no pueden o no se deciden a tomar cartas en el asunto, ahí están sus padres para hacerlo.  Aunque los matrimonios por arreglo son cosa del pasado, cada vez son más los padres en el Japón de hoy que actúan para que sus hijos se casen.

Así como hay reuniones que congregan a solteros de ambos sexos para que se conozcan, hay una empresa llamada Living Marriage que organiza eventos para padres. Así funciona: los papás de un hombre soltero conocen a los papás de una mujer soltera, charlan y se van conociendo.

Si los papás se caen bien y llegan a un acuerdo, llevan los perfiles de la potencial pareja a su hijo o hija. Si los hijos están de acuerdo, se organiza una primera cita. De ahí en adelante, ya depende enteramente de ellos.

A uno de esas reuniones, realizada el mes pasado en un hotel en Tokio, asistió una reportera de la agencia Kyodo. Más de 60 personas participaron en la actividad.

Una de esas personas fue Sachiko Fukazawa, una mujer de 64 años que busca pareja para su hija de 38, que anda muy ocupada trabajando. “Quiero que mi hija encuentre a alguien con quien pueda vivir en una relación de apoyo mutuo”, declaró.

Fukuzawa dijo que esperaba a conocer a padres con los que pudiera llevarse bien y tener cosas en común. ¿Por qué? “Porque sería difícil tener consuegros muy diferentes de nosotros”.

La mujer es consciente de que la tarea de encontrar pareja para su hija es difícil, pero no se rinde. “Encontrar a la persona adecuada es como buscar un diamante en el desierto, pero seguiré buscando porque quiero que mi hija encuentre a alguien con quien pueda estar por el resto de su vida”.

Ojo que solo pueden participar en estas reuniones los padres con el consentimiento previo de sus hijos. Cada evento dura aproximadamente dos horas y cuesta 10.000 yenes (94 dólares) por persona.

Estos eventos no son ninguna novedad (se realizan desde hace más de diez años), pero la demanda ha crecido mucho últimamente. Hasta hace tres años, Living Marriage organizaba en promedio uno al mes; desde entonces, hace de tres a cuatro al mes. En 2017, organizó 40 reuniones a las que fueron unas 2.000 personas en total.

Masahiro Yamada, profesor de la Universidad de Chuo, declaró a Kyodo que los padres cuyos hijos se están convirtiendo en hombres y mujeres de mediana edad se han visto empujados a actuar. “Muchos padres están ansiosos por casar a sus hijos de cualquier forma posible, porque es demasiado doloroso para ellos imaginar a sus hijos muriendo solos”, dijo.

A finales de la década de 1930, casi el 70 % de los matrimonios en Japón eran arreglados. La cifra cayó por debajo del 50 % alrededor de 1960 y se desplomó a 5,5 % en 2014, año en que los matrimonios por amor aumentaron a casi el 90 %, según el Instituto Nacional de Población.

En 2015, el 23,37 % de los hombres y el 14,06 % de las mujeres que llegaban a los 50 años eran solteros; en 2000, los porcentajes eran de 12,57 % y 5,82 % respectivamente.

La inestabilidad del mercado laboral, los bajos ingresos y el aumento de gente que prefiere permanecer soltera para conservar su libertad individual estarían detrás la creciente tendencia a la soltería.

Pese a ello, la inmensa mayoría de japoneses desea casarse. Un sondeo del Instituto Nacional de Población en 2015 halló que casi el 90 % de hombres y mujeres de 18 a 34 años tenía deseos de casarse algún día. (International Press)

Publicidad
Publicidad

LECTOR

Deja tu comentario