El fiasco de Pedro Castillo en la ONU, por Lily Céspedes

Pedro Castillo en la ONU (Andina)

De terno y corbata. Así lució el presidente Pedro Castillo en su muy criticada presentación en la 77 sesión de la Asamblea General de las Naciones Unidas desarrollada en la ciudad de Nueva York, Estados Unidos. Atrás dejó su vestimenta con toques andinos y el sombrero que usó durante toda su campaña política como candidato y en buena parte de sus presentaciones públicas como gobernante.

Sin embargo, ese cambio de atuendo no estuvo acorde con lo que dijo en el foro de la ONU. Llamó la atención más bien la referencia que hizo en su intervención a los derechos de la República Argentina sobre las Islas Malvinas. ¿Por qué lo hizo? Quizás pensó que iba alcanzar protagonismo al pedir que los involucrados lleguen a un acuerdo sobre el territorio que gobierna el Reino Unido desde hace más de 40 años tras su triunfo en la Guerra de Las Malvinas.

Saharui Democrática. Aquí tenemos que hacer un paréntesis y es que la República Árabe Saharaui no es un Estado. No existe reconocimiento de ella en el derecho internacional. El pueblo saharaui lo conforman 360 mil personas que están en el Sahara de Marruecos y los otros 40 mil que se encuentran en la zona de Tinduf, territorio de Argelia.  

Le preguntamos al presidente Castillo ¿dónde está el Estado saharaui? Un elemento fundamental para que se constituya un Estado es que debe tener nación y territorio, explicó hace unos días el canciller Manuel Rodríguez Cuadros y en este caso no lo hay. Presidente Castillo está usted jalado en geografía, en historia y en derecho internacional. ¿Dónde están sus asesores que no revisaron su discurso? ¿Por qué nos dejan mal parados a ojos y oídos de todo el mundo?

Al abordar temas locales Castillo nuevamente volvió a su papel de víctima y atacó nuevamente al Congreso. Los dejó como los malos de la película por querer vacarlo, que constitucionalmente es legítimo, si se tienen los votos necesarios. Se mostró en contra de cualquier intento de golpe de Estado a su gobierno por parte de otro poder, (el Congreso) pues iría contra la voluntad popular. “Toda crisis de gobernabilidad o de enfrentamiento entre los poderes de Estado debe resolverse con el diálogo y con la concertación y el pleno respeto de los resultados electorales. La Carta Democrática Interamericana, que es un aporte del Perú a la democracia en las Américas, así lo establece de manera enfática”, dijo.

Para nada habló sobre una política nacional en la lucha antidrogas sobre todo si tenemos en cuenta que el Perú es el segundo productor mundial de cocaína, según la Agencia Antidrogas Estadounidense (DEA). Sobre este punto, hace unos días Ricardo Soberón, presidente de DEVIDA (Agencia Antidrogas Peruana), informó que la superficie cultivada de hoja de coca aumentó más de 30% el 2021 en comparación con el año anterior en una tendencia creciente desde 2015. El informe oficial alcanzado por DEVIDA señala que el 2021 se monitorearon 19 zonas, cinco zonas más que el 2020, y que en total se detectaron 80.681 hectáreas cultivadas con hoja de coca que superan las 61.777 del año anterior.

Para nada habló sobre la crisis política que afecta al país ni dijo nada sobre los graves hechos de corrupción por los que se le investiga a él, su familia y sus demás parientes y amigos. No dijo tampoco que sus malas decisiones han obligado al Congreso a tener que interpelar a varios ministros de Estado ni mencionó temas relacionados a la salud, medioambiente o educación.

Sin duda que el presidente y sus acompañantes (cuatro ministros) se preocuparon por otros temas ajenos a la realidad nacional. Miraban más lo que ocurre en Palestina a tal punto que decidieron abrir en esa nación una sede diplomática sin importar el gasto en que se tendrá que incurrir para cumplir con ese anuncio. ¡Claro! Porque es casi seguro que tiene pensado enviar a una delegación de “amigotes” cajamarquinos a ocupar plazas que jamás soñaron, que no califican y encima con grandes sueldos.

Pedro Castillo deberá afrontar una nueva crisis política pues tendrá que ir al Congreso a dar las explicaciones por su presentación en la ONU junto al canciller César Landa, su asesor principal en temas internacionales. Y todo indica que esto no quedará solo en una sanción al ministro Landa, sino que al parecer Castillo ya no tendrá la oportunidad de hacer viajes al exterior representando a nuestro querido Perú.

 

(*) Lily Céspedes Guizado. Periodista independiente, productora, editora de libros. Ha trabajado en RPP y en el programa Panorama de Panamericana TV.

 

Suscríbete a International Press GRATIS

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a International Press y recibe nuestras noticias primero.

Únete a otros 36.393 suscriptores


Descarga el App de Súper Tokio Radio