Cuando te rechazan en Japón sin ninguna explicación, ¿es por ser extranjero?


Publicidad

Cuando en Japón te dicen “no” sin darte ninguna razón, es casi inevitable pensar ¿es porque soy extranjero? Esa duda queda flotando en un caso relatado en el sitio City-Cost por un blogger extranjero sobre su jefe.

El jefe, también extranjero, llegó un día a la oficina con un flamante iPhone Xs. Estaba contento con su nuevo smartphone, pero también preocupado.

¿Por qué? El jefe se cambió de Docomo a au, donde ya había estado antes. El hombre quería pagar una cuota mensual por el teléfono, pero le dijeron que no podía, que si quería el nuevo iPhone tenía que pagar el valor total por adelantado.

Llegado a este punto, el blogger cuenta que eso le pasó a él durante su primera estadía en Japón, cuando tenía una visa de un año. En su caso fue comprensible.

El caso de su jefe, sin embargo, es distinto. Lleva en Japón más de la mitad de su vida, es residente permanente, tiene una familia en el país, es dueño de una casa que construyó con la ayuda de préstamos bancarios y posee su propio negocio (pequeño, pero exitoso). ¿Qué más se puede pedir?

El jefe contó que la empleada que lo atendió, si bien fue muy amable, no le dio ninguna explicación. Una negativa extraña considerando su solvencia económica y su arraigo en Japón. Además, antes había tenido un plan con au sin que jamás hubiera habido ningún problema.

El hombre se indignó después de verificar que su límite de crédito asciende a 1,5 millones de yenes (13.286 dólares) al mes. No entendía cómo una empresa de tarjeta de crédito está dispuesta a darle 1,5 millones de yenes por mes y la compañía de teléfono que usó durante años no le permitiera pagar mensualmente por un smartphone de unos 100.000 yenes (885 dólares).

Lo que más le preocupa al hombre es la ausencia de explicaciones, pues lo ha llevado a pensar si no habrá un problema con él que en el futuro, por ejemplo, podría perjudicarlo si quisiera obtener otro préstamo bancario.

Al final, decidió pagar por el valor total del teléfono.

¿Y si le dijeron “no” simplemente por ser extranjero y no porque hubiera algún problema con él?

“A veces nos rechazan simplemente porque somos extranjeros, pero lo que es más importante, creo que algunos lugares nos rechazan sin decirnos el motivo porque no quieren admitir la discriminación racial”, dice el blogger.

“Solo queremos una explicación de por qué a veces no somos aprobados en ciertas cosas. Si de hecho es una discriminación, entonces preferiría que las empresas lo admitieran, en lugar de darnos el ‘no’ sin ninguna explicación”. (International Press)


Publicidad

Publicidad

Descarga el App de Súper Tokio Radio



Publicidad

LECTOR

Deja tu comentario