Jóvenes vietnamitas en Japón mueren por exceso de trabajo, estrés o problemas de salud


Trabajador vietnamita en Japón.

 


Publicidad

81 vietnamitas han muerto en Japón desde 2012 hasta julio de 2018.

Muchos eran estudiantes o aprendices jóvenes, en la veintena o treintena, revela Asahi Shimbun, que toma fuente a la monje vietnamita Thich Tam Tri, que reside en Japón desde 2000 y ofrece apoyo a sus compatriotas.

Solo en julio, murieron cuatro: tres pasantes y un estudiante. Las cuatro muertes fueron repentinas.

Muchos mueren por exceso de trabajo, problemas de salud o agobiados por el estrés.

Los expertos sostienen que es necesario mejorar las condiciones de trabajo de los estudiantes y aprendices y ofrecerles más apoyo.

Uno de los fallecidos se suicidó el 15 de julio. Dejó notas de suicidio a su compañía, su hermano menor que también vivía en Japón y su familia en Vietnam. En ellas decía que su vida era “dolorosa” por la violencia y el bullying que sufría.

Un día antes de su muerte le dijo a su hermano: “Estoy solo. Estoy bebiendo cerveza solo”.

En junio, un vietnamita de 31 años murió por una insuficiencia cardíaca. Otro aprendiz también joven (en la veintena) fue encontrado muerto por un compañero de trabajo que había ido a su habitación para despertarlo.

Tam Tri dice a Asahi que “los aprendices y los estudiantes sienten mucho estrés, en parte debido a las barreras del idioma. Están malnutridos debido a que a menudo comen fideos ramen para ahorrar dinero. Trabajan muy duro y, como resultado, se vuelven inestables física y mentalmente en muchos casos”.

Ellos ahorran dinero para enviarlo a sus familias en Vietnam o pagar las deudas que contrajeron para poder viajar a Japón.

Junpei Yamamura, un médico especializado en el tema de los extranjeros, subraya que “es anormal que personas sanas en la veintena y la treintena mueran repentinamente”.

A su juicio, trabajan mucho sin descansar lo suficiente. “Como resultado, el estrés y la presión corroen sus cuerpos”.

Yamamura considera que los pasantes y los estudiantes fallecidos son víctimas de las políticas inapropiadas de Japón. El gobierno nipón, afirma, debe conocer su verdadera realidad y tomar medidas preventivas.

Por su parte, Shoichi Ibusuki, un abogado familiarizado con la situación de los extranjeros, dice que hay casos en los cuales los aprendices son forzados a endeudarse antes de viajar a Japón o las organizaciones que los envían al país les prohíben consultar con las oficinas de inspección de normas laborales o abogados.

En 2007, había 36.131 vietnamitas en Japón. En 2017, la cifra se disparó a 262.405. El año pasado, solo los superaron en número los chinos y los surcoreanos.

A fines de 2017, había 123.563 pasantes vietnamitas en Japón. (International Press)


Publicidad

Publicidad

Descarga el App de Súper Tokio Radio



Publicidad

LECTOR

Deja tu comentario