Fumie Suguri, la excampeona de patinaje, se descubre sexy y bisexual

Cinco veces campeona nacional y tres veces campeona mundial.

Fumie Suguri, en su foto de perfil en Twitter.

La excampeona japonesa de patinaje sobre hielo, Fumie Suguri de 36 años reveló en el programa “Ano tensai no sono go…ima wo tsuiseki shite mimashita” (あの天才のその後…今を追跡してみました), emitido a principios de diciembre por TV Tokyo, su nuevo estilo de vida, sencillo, entre hoteles para pasar la noche y sin hombres en su vida.


Publicidad

Suguri fue 5 veces campeona nacional, 3 veces campeona mundial y con participaciones en los Juegos Olímpicos de Salt Lake City y Turín. Aunque no consiguió alzarse con ninguna medalla olímpica, con sus bellos movimientos se ganó el título de la “actriz sobre hielo” (氷上の女優).

Después de su retiro oficial en 2014 no se volvieron a escuchar noticias sobre ella hasta que en abril de este año sorprendió a Japón entero. Las dos principales revistas semanales del país, Shukan Bunshu y Shukan Asahi, desvelaron fotos de Fumie Suguri semi-desnuda.

 

Fumie Suguri

 

Apareció bellísima, con apenas una braga negra y en otra imagen con un tul rojo que deja volar la imaginación. La fotografía del perfil de su Twitter fue la continuación de una sensualidad que sólo el dramatismo de sus performances sobre el hielo disimularon muy bien.

La Suguri de las fotografías es la verdadera, la que se liberó tras alejarse del rigor del deporte. En TV Tokyo reveló que no tiene enamorado desde que estaba en la universidad. – ¿Unos 20 años?. – Sí, unos 20 años más o menos, declaró.

La prensa japonesa no se quedó corta y tras una revisión de su Instragram determinó sin complicaciones que habían dudas sobre su verdadera orientación sexual.

– ¿No hay demasiadas fotografías tuyas con mujeres en Instragram. Eres lesbiana?, le preguntaron. – Si hay una persona que a mi me gusta, fuera hombre o mujer, no tendría problemas. Si fuera mujer, estaría con ella, respondió la patinadora.

 

Fumie Suguri

 

UNA VIDA SENCILLA Y CON ENSALADAS

Imágenes divulgadas por TV Tokyo mostraron su nuevo estilo de vida alejada de los finos detalles del patinaje artístico. Sugiri apareció vestida con buzo, sin maquillaje y contaba que pasa la mitad del mes durmiendo en hoteles, que su alimentación básica eran ensaladas y yogurt que compra en los convini y que ganaba anualmente mucho menos que una oficinista común.

La confesión de su bisexualidad y de su situación económica creó preocupación entre sus seguidores quienes le enviaron mensajes de aliento a lo que ella respondió en su blog oficial con orgullo: “No hay problema. Muchas gracias a todos por haber visto el programa. Parece que viviera como pobre y he recibido una gran cantidad de mensajes mostrando su preocupación. Pero quiero decirles que no llevo una vida de lujos, tengo una vida normal, con mucho trabajo, viajando por varias partes del mundo y sobre todo trabajando en lo que más amo, el patinaje sobre hielo por lo cual me siento sumamente feliz. Seguiré esforzándome para realizar un buen trabajo y mantenerme en buen estado de salud”.

 

Fumie Suguri

 

LA SOLIDARIDAD DE FUMIE

En la contra parte de toda esta vida que parecía ser de miseria se escondía la verdadera labor que la motivan a no darse por vencida.

“En estos momentos trabajo haciendo coreografías para los nuevos patinadores. Hoy por ejemplo haré un programa para los niños patinadores de Niigata y vengo haciendo estas actividades por todo Japón“, contó.

Además ahora último, Suguri apoya a los niños de Vietnam que empiezan a practicar este deporte impartiendo clases gratuitas, regalando los patines para los niños, pagando de su bolsillo no solo el local para la clase sino también su pasaje de avión y su estadía.

“No se trata de ganar dinero, yo no conseguí una medalla olímpica y me encantaría que uno de esos niños a los que enseño, puedan ganar una medalla con una coreografía mia” sonreía Fumie Suguri para finalizar diciendo: “Si yo naciera de nuevo, elegiría esta misma vida”. (Nancy Matsuda / International Press)

 

Publicidad
Publicidad

LECTOR

Deja tu comentario