Deli’s: Historias de cafetería basadas en la vida real


Con un capuccino entre sus manos estaba ella mirando por la ventana, a la misma hora y en su mesa preferida.

Llego aquí, se dice así misma “porque la venganza es dulce”, mientras suelta una sonrisita pícara cuando no maliciosa.

Las sospechas empezaron cuando su marido desaparecía por las tardes y volvía con una sonrisa en los labios y frases melosas.

Con ayuda de unas amigas descubrió que era una cafetería lo que lo traía feliz o ahí era donde ocurrían las cosas.

Hacerlo confesar no fue difícil. Él no sabía mentir. “Es un vicio que no puedo dejar”, reconoció el hombre. “No lo puedo explicar. Salgo de la fábrica hacia la casa, pero acabo yendo al mismo sitio y por el mismo motivo”.

El corazón se le iba a salir por la boca, cuando se dio cuenta que no hablaba de una mujer sino de las tortas del Deli’s.

“Parecía una historia tonta. O tonta me sentía preguntándole a Shunji, el dueño del Deli’s, lo de mi marido”.

Shunji sonrió y le invitó un café. El resto es una historia romántica conocida en el barrio de Aikawa desde que ella espera a su marido todas las tardes frente a la misma ventana y en la misma mesa con un humeante cappucino. (Publirreportaje basado en una historia de la vida real)

 



Publicidad

LECTOR

Deja tu comentario