Recuperan una pintura de un artista japonés que llevaba 92 años desaparecida


 

Publicidad

Obra del poeta y pintor Yosa Buson data del periodo Edo

Yosa Buson

Una de las últimas pinturas realizadas por el poeta de haiku (poema breve de origen japonés) y pintor nipón Yosa Buson (1716-1783), titulada “Shokusando-zu”, ha sido localizada tras permanecer 92 años en paradero desconocido.

La obra, que actualmente es propiedad de una compañía de Singapur y data del período Edo (1603-1867), llevaba desaparecida desde 1922, cuando se perdió su pista tras ser incluida en un monográfico de las pinturas del autor titulado “Buson Gashu”, informó hoy en un artículo el diario japonés Yomiuri.

Ha sido un comerciante de arte en Tokio quien notificó al Museo Miho en Koka, prefectura de Shiga (oeste del país), la existencia de la obra, y tras un examen de las pinceladas y la firma, el director del museo y experto en historia del arte japonés, Nobuo Tsuji, ha determinado que se trataba de una pieza genuina del artista japonés.

La pintura mide 167,5 centímetros de alto por 98,9 de ancho, está realizada con la técnica de dibujo monocromático en tinta “sumi” y acuarelas sobre una tela de seda, y representa un paisaje montañoso por el que asciende un grupo de personas, en el que el autor juega con la perspectiva y la profundidad.

También se encontró la copia de una carta que se cree fue escrita por Buson en 1778, en la que informa al comprador, otro poeta de haiku, que la obra está completa y en proceso de entrega, un documento que muestra que el cuadro se terminó cinco años antes de la muerte del artista, añade el diario nipón.

La pintura será exhibida en el Museo de Arte Suntory en Tokio entre el 18 de marzo y el 10 de mayo de 2015, y después viajará al Museo Miho, donde se mostrará entre el 4 de julio y el 30 de agosto en una exposición que incluirá obras de Ito Jakuchu, contemporáneo de Buson, con motivo del 300 aniversario de sus nacimientos. (EFE)

 


Publicidad

Publicidad

Descarga el App de Súper Tokio Radio



Publicidad