Bloqueo de la oposición amenaza las arcas del Estado en Japón

Adversarios de Yoshihiko Noda protestan porque este no convoca elecciones


Publicidad

El Gobierno nipón aprobó el viernes un plan para aplazar al menos hasta noviembre el gasto de una partida de 5 billones de yenes (unos 50.178 millones de euros), debido a la escasez de fondos motivada por un bloqueo parlamentario de la oposición.
En protesta por la negativa del primer ministro, Yoshihiko Noda, a convocar elecciones, la oposición ha bloqueado una emisión de deuda por valor de 38,3 billones de yenes (384.363 millones de euros), más del 40 por ciento de lo necesario para financiar el presupuesto del actual año fiscal 2012, que concluye en marzo de 2013.

El ministro de Finanzas nipón, Jun Azumi, advirtió en declaraciones recogidas por la edición digital del diario Nikkei de que si esta falta de apoyo prosigue, “existe una gran posibilidad” de que se anuncien más congelaciones en noviembre, momento para el cual, aseguró, las arcas del Estado podrían estar “casi vacías”.

En agosto, el Gobierno y el principal grupo de la oposición, el Partido Liberal Demócrata (PLD), acordaron que éste daría su apoyo a una amplia reforma fiscal, que incluía una controvertida subida del IVA, impulsada por el primer ministro Noda a cambio de que éste convocara elecciones “pronto”.

Puesto que el primer ministro no ha anunciado comicios anticipados (la actual legislatura concluye en verano de 2013) la oposición ha retirado su apoyo al Ejecutivo e incluso logró que se aprobara una moción de censura no vinculante en la Cámara Alta contra Noda el pasado 29 de agosto.

El gasto aplazado de los 5 billones de yenes afectará, entre otras áreas, a las subvenciones fiscales para administraciones locales, a las ayudas a universidades y a las destinadas a empresas vinculadas al Gobierno, según el Ministerio de Finanzas.

El propio Azumi aseguró también que la congelación no afectará a partidas destinadas a atención médica ni a la reconstrucción de las zonas del noreste de Japón devastadas por el terremoto y el tsunami de 2011.

La emisión de bonos es una de las principales herramientas para financiar los presupuestos de Japón, uno de los países más envejecidos del mundo y también el que cuenta con la mayor deuda pública del mundo industrializado, más del doble del PIB. (EFE)


Publicidad

Publicidad


Descarga el App de Súper Tokio Radio



Publicidad