Asesino de okinawense creyó que no sería capturado por la “cultura de la vergüenza”

Estadounidense no tiene ningún remordimiento

En abril del año pasado, el estadounidense Kenneth Franklin Shinzato violó y asesinó a una okinawense de 20 años.

El criminal, según el medio estadounidense Stars and Stripes, no tenía miedo de ser atrapado debido a la “cultura de la vergüenza” que existe en Japón. A su juicio, los escasos reportes de ataques sexuales en el país asiático se deben al estigma social y cultural, a la vergüenza de denunciar una violación.

Por eso, el hombre creyó que su crimen quedaría impune.

Shinzato, a través de sus abogados, dijo que había planeado golpear a la chica para que perdiera la conciencia, meterla en una maleta, llevarla a un hotel y violarla.

El hombre, según la policía, abordó a la víctima mientras esta caminaba a modo de ejercicio.

El extrabajador de la base de Kadena “culpó” a la víctima del crimen “por haber estado allí en ese momento”.

El criminal, de acuerdo con las declaraciones de su abogado a Asahi Shimbun, no tiene ningún remordimiento.

Su defensa busca que sea evaluado psiquiátricamente antes de que su juicio comience alrededor de junio. (International Press)

 

Publicidad

LECTOR

Deja tu comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*


*