5 prejuicios e ideas equivocadas sobre las parejas interraciales en Japón

Foto Alejandra Quiroz

Exotismo, extranjeros “perdedores” y exceso de suspicacia

Foto Alejandra Quiroz
Foto Alejandra Quiroz

Japón aún no se ha abierto lo suficiente como para que las parejas mixtas sean vistas con naturalidad, como parte del paisaje cotidiano. Y como todo lo que llama la atención por salirse de los moldes, hay prejuicios e ideas erradas sobre ellas.

El blog madameriri.com ha elaborado una lista de cinco cosas equivocadas que se cree sobre las parejas interraciales, y que el sitio RocketNews24 reproduce:

1. Los occidentales solo buscan “exotismo” en las japonesas

Hay una fuerte imagen entre los japoneses de que los hombres extranjeros quieren y buscan chicas en Japón “exóticas” (mientras más japonesas tradicionales luzcan, mejor), es decir, mujeres con cabello negro largo y lacio, ojos almendrados y cara plana.

Seguro hay tipos así, pero los gustos pueden ser tan diversos como seres humanos hay. Además, aunque Japón sea una sociedad relativamente homogénea y para un extranjero no familiarizado las japonesas parezcan iguales, en realidad hay una gran variedad de tipos físicos de mujer como en cualquier otro país.

Este error se debería a que hay japoneses que creen que los extranjeros solo están en Japón para ligar con mujeres.

2. El extranjero es probablemente un “perdedor” que no puede conseguir chicas en su propio país

Existe la creencia de que los hombres occidentales, al ser tan poquitos en Japón, son “exóticos” para las japonesas y, por lo tanto, tienen más éxito entre las chicas que en sus países de origen.

Sí, seguro hay tipos que solo por ser blancos tienen carisma entre las japonesas, mientras que en sus países pasan desapercibidos, pero no se puede generalizar. Además, es absurdo creer que alguien dejaría su país, su familia, su cultura, todo, para mudarse a Japón pensando: “Como en mi país ninguna chica me hace caso, me voy a Japón solo para ligar”.

3. Las japonesas que se casan o salen con extranjeros son” fáciles”

Existe la imagen de que las japonesas interesadas en extranjeros son todas mujeres que frecuentan bares a la caza de gaijin.

Aunque estemos en la segunda década del siglo XXI, todavía hay en Japón cierta presión para que los japoneses se casen solo entre ellos para mantener la “pureza” racial y cultural. Un matrimonio interracial puede ser mal visto, así que una japonesa que se casa con un extranjero, enfrentando los prejuicios y quizá el rechazo o marginación de su propia familia, de ninguna manera es “fácil”.

4. Aunque los padres sean feos, las parejas blanco-japonesas siempre tienen niños lindos

La idea es tan absurda que ni siquiera merece ser rebatida, pero bueno, los niños mestizos son vistos como lo máximo en Japón, y muchos de ellos llegan a ser después modelos o figuras mediáticas. Con tantos hafu atractivos en TV, muchos japoneses tienen la idea de que los niños mestizos siempre son bonitos, aunque los papás no lo sean.

5. Hay algo raro en las parejas interraciales

Al ver una pareja internacional, gente suspicaz o malpensada que nunca falta pensará que el extranjero está con la japonesa (o la extranjera con el japonés) por la visa o que la japonesa está con el extranjero para aprender su idioma o que el extranjero está con la japonesa para aprender nihongo. Seguro que el malpensado jamás creerá que son pareja simplemente porque se quieren. (International Press)


Al por mayor: 080-3445-8423

Consúltenos ahora: 080-4126-3105


Publicidad

LECTOR

Deja tu comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*


*