Escasez de conductores en Japón: empresas de autobuses desaparecen o eliminan rutas

Autobús en Japón (MBS News)

 

El 11 de septiembre, Kongou Jidousha, una compañía de autobuses en la prefectura de Osaka, publicó un aviso en una parada.

La empresa de transporte agradecía a los pasajeros que llevan tiempo utilizando sus servicios y anunciaba que dejarían de operar el 20 de diciembre.

Desde hace más de diez años, Kongou Jidousha trabaja a pérdida debido a la disminución del número de pasajeros.

Sin embargo, ese no fue el factor que desencadenó la drástica medida.

La empresa tenía 30 conductores, pero 13 se fueron a otras compañías por mejores salarios en el último año.

Kongou Jidousha no ha podido encontrar sustitutos ante la falta de candidatos, razón por la cual decidió cerrar.

La situación de esta compañía hace patente la crisis por la que viene atravesando el sector en Japón.

Las empresas de autobuses locales se están viendo forzadas a reducir la frecuencia de sus operaciones o eliminar algunas rutas por completo debido a la escasez de choferes, advierte Yomiuri Shimbun.

En el año fiscal 2021, Japón tenía alrededor de 116.000 conductores de autobuses, más de 13.000 menos que en el ejercicio fiscal 2012, según estadísticas del gobierno.

El 94 % de las empresas de autobuses con 30 vehículos o más estaban en números rojos en el año fiscal 2021.

Ser chofer de autobús no es precisamente un trabajo atractivo en Japón.

Los bajos salarios y las largas jornadas laborales disuaden a muchos.

En 2022, un conductor de autobús ganaba un salario medio de 3,99 millones de yenes (26.850 dólares) anuales, 980.000 yenes (6.590 dólares) por debajo de la remuneración media de todas las industrias.

Además, trabajaba una media 193 horas por mes, 16 horas más que la media de todas las industrias.

Las cosas podrían empeorar con la entrada en vigor en abril de 2024 de una norma que impedirá a los conductores trabajar más de 45 horas extras mensuales o 360 anuales.

El gobierno central y las autoridades subnacionales están ayudando a las empresas de autobuses locales para mantener viva la red de transporte público.

Por ejemplo, el municipio de Beppu, en la prefectura de Oita, ofrece hasta 4 millones de yenes (26.920 dólares) a una persona que se mude a la ciudad para trabajar como chofer de autobús.

Por su parte, el Ministerio de Transporte está considerando incluir la conducción de autobuses, taxis y camiones a la lista de trabajos que permiten a los extranjeros obtener el estatus de trabajadores calificados específicos. (International Press)

Suscríbete a International Press GRATIS

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a International Press y recibe nuestras noticias primero.

Únete a otros 35K suscriptores

BELLEZA

『PR』PATROCINADOS


Descarga el App de Súper Tokio Radio


AUTOMÓVIL