“Japón ha decepcionado a muchos extranjeros a los que les encanta Japón”

Santuario en Hiroshima (foto Rafael Hoyos Weht / Unsplash)

 

Japón está reabriendo sus fronteras poco a poco después de más de dos años de férreos controles debido a la pandemia de coronavirus.

Aunque el país se acerque a una reapertura completa, el daño causado a su imagen no se borrará de un plumazo y tomará cierto tiempo que recupere su atractivo como destino internacional, según expertos consultados por The Washington Post.

El daño al país se extiende más allá del turismo, Japón también ha perdido terreno como destino para inversores y académicos.

En el sector turístico, si bien el gobierno japonés permite su ingreso desde junio, sus restricciones impiden una mayor afluencia de visitantes.

Antes de la pandemia, el 80 % de los visitantes extranjeros no formaban parte de viajes grupales. Sin embargo, Japón dispuso en junio pasado que los turistas solo pueden entrar al país como parte de grupos con guías, prohibiendo el turismo individual.

Japón recibió una cifra récord de 32 millones de turistas extranjeros en 2019. En junio, el mes de reapertura, solo entraron 252; en julio, alrededor de 7.900.

Si bien hoy ya no es necesario que un turista extranjero esté acompañado por un guía, los pasos de Japón para reabrir sus fronteras aún son tímidos e insuficientes.

“Japón ha decepcionado a muchas personas (extranjeras) a las que les encanta Japón y tienen potencial para que les guste”, asegura Takakazu Yamagishi, profesor de ciencias políticas en la Universidad de Nanzan en Nagoya, en alusión a la gente que se siente fuertemente atraída por Japón y le gustaría visitarlo.

A juicio de Yamagishi, el impacto nocivo causado por los duros controles fronterizos no se limita al pasado; también se sentirá en el futuro, pues los extranjeros serán cautelosos con respecto a la posibilidad de viajar a Japón conociendo sus políticas de severas restricciones.

Asimismo, Yamagishi critica el hecho de que las estrictas medidas aplicadas por el gobierno alimentaron el miedo de los japoneses a los extranjeros, aunque los hechos lo desmintieran (por ejemplo, el bajo porcentaje de viajeros extranjeros que dan positivo en los aeropuertos).

Por su parte, Joshua Walker, presidente de Japan Society, una organización con sede en Nueva York que trabaja para promover las relaciones nipoestadounidenses, dice que mientras países o territorios como Reino Unido, Singapur, Taiwán o Corea del Sur están operando casi con normalidad, “Japón recién ahora está dando pequeños pasos”.

Walker afirma sentirse frustrado por la aparente falta de interés de las autoridades japonesas por los problemas que genera su aislamiento y le preocupa que Japón no realice esfuerzos para promocionarse en el extranjero.

En el campo empresarial, sus líderes abogan por una reapertura completa para fortalecer la economía japonesa y aprovechar que la debilidad del yen podría atraer a muchos extranjeros, tanto turistas como inversores.

“Japón tiene una oportunidad de oro para expandir la inversión extranjera en el país”, enfatiza Christopher LaFleur, asesor especial de la Cámara de Comercio Estadounidense en Japón, en declaraciones a The Washington Post.

La depreciación de la moneda japonesa representa “una oportunidad increíble”, indica.

Lamentablemente, Japón tiene la imagen de ser un país “muy complicado y que requiere demasiado esfuerzo” para visitar, según la Asociación Japonesa de Ejecutivos Empresariales.

En el ámbito académico, el cierre de fronteras ha provocado un daño cuyos efectos se sentirán durante años, según Tomoyuki Sasaki, profesor asociado de estudios japoneses en William & Mary en Virginia.

Sasaki llevó a cabo una encuesta de cientos de académicos y estudiantes de estudios de Japón en Estados Unidos, Europa y Asia.

¿Qué problemas causó el cierre las fronteras japonesas? Los estudiantes abandonaron los programas de estudios de Japón, mientras que los investigadores perdieron financiación porque no pudieron entrar al país para hacer trabajos de investigación.

Todo ello podría derivar en el cierre de los departamentos de estudios de Japón en algunas instituciones.

Así las cosas, el gobierno de Japón deberá adoptar medidas más audaces para recuperar su imagen internacional. (International Press)

Suscríbete a International Press GRATIS

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a International Press y recibe nuestras noticias primero.

Únete a otros 36.155 suscriptores


Descarga el App de Súper Tokio Radio