Kishida reorganiza su gabinete con rostros conocidos y experimentados

Presentación del remozado gabinete Kishida (Fotos Kantei)

El primer ministro japonés, Fumio Kishida, reorganizó su gabinete y otorgó puestos clave a rostros familiares con antecedentes comprobados, en un intento por revertir la caída del apoyo popular y cortar la relación con la influyente Iglesia de la Unificación.

Kishida mantuvo a cinco de los 19 funcionarios de nivel ministerial en una reorganización oficializada ayer miércoles, al tiempo que otorgó otros cinco puestos a quienes antes sirvieron en el gabinete.

El suministro de energía encabeza la agenda del nuevo gabinete. «Evaluaremos a fondo nuestras opciones, incluido el uso de la energía nuclear», dijo Kishida a la prensa, refiriéndose a sus planes de reiniciar los reactores para hacer frente a una crisis energética que se avecina este invierno.

Kishida eligió a Yasutoshi Nishimura como nuevo ministro de Economía, Comercio e Industria, quien será responsable de dirigir la política energética. «El plan general es reiniciar los reactores nucleares que cumplan con los requisitos de seguridad», dijo Nishimura ayer.

El suministro de gas natural licuado también es motivo de preocupación. Rusia se está moviendo para tomar el control del proyecto de petróleo y gas Sakhalin-2 desde que invadió Ucrania, lo que genera temor de que los envíos de gas a Japón puedan interrumpirse.

Sobre el la pandemia, Kishida dijo que considerará reclasificar el coronavirus bajo la ley de control de enfermedades infecciosas «dentro de un período apropiado».

Kishida ha confiado las respuestas al COVID-19 a Katsunobu Kato para dirigir el Ministerio de Salud, Trabajo y Bienestar por tercera vez. Kato también estuvo involucrado en la respuesta al coronavirus como secretario jefe del gabinete del ex primer ministro Yoshihide Suga.

Actualmente, el coronavirus está designado en la segunda categoría más grave de enfermedades infecciosas de cinco en Japón. Algunos han abogado por mover el virus a la categoría menos grave, como la gripe estacional, lo que permite al gobierno reducir su respuesta y reducir la asistencia para la atención médica.

Se espera que el gobierno decida pronto si continúa exigiendo que todos los casos de COVID-19 se informen a las autoridades sanitarias.

 

Primera reunión del nuevo gabinete Kishida.Daishiro Yamagiwa retuvo su puesto como ministro de Estado de política económica y fiscal para supervisar la legislación especial que rige las medidas relacionadas con el coronavirus, mientras que Hirokazu Matsuno permaneció como secretario jefe del gabinete y ministro a cargo de promover las vacunas.

Además de Yamagiwa, Kishida mantuvo a Shunichi Suzuki como ministro de finanzas para manejar las solicitudes presupuestarias para el año fiscal 2023 que presentarán los ministerios y agencias gubernamentales a fines de agosto, así como un posible presupuesto complementario para el año fiscal 2022.

A estos funcionarios económicos se les pedirá que desarrollen la visión de Kishida de un «nuevo capitalismo» para fin de año. Un plan compilado en junio incluía una iniciativa para duplicar los ingresos de capital en Japón, a través de iniciativas tales como alentar a las personas a invertir sus ahorros.

La defensa de Japón tiene «máxima prioridad» para Kishida. El nuevo ministro de Defensa, Yasukazu Hamada, también ocupó el cargo durante las pruebas de misiles de Corea del Norte en 2009, cuando ordenó a las Fuerzas de Autodefensa que derribaran cualquier misil que pudiera caer en territorio japonés. Además de su experiencia con una crisis de la vida real, tiene influencia dentro del PLD en temas de seguridad nacional.

Aunque Nobuo Kishi, que cuenta con el apoyo del ala conservadora del PLD, renunció como ministro de Defensa por motivos de salud, se desempeñará como asesor de seguridad nacional del primer ministro.

El ministro de Seguridad Económica, Sanae Takaichi, y Taro Kono, el ministro de digitalización, también han servido en gabinetes anteriores. Takaichi presidió el consejo de investigación de políticas del PLD.

Kono promovió los esfuerzos de digitalización como ministro a cargo de la reforma administrativa bajo el gobierno de Suga. Kishida tiene como objetivo impulsar más la digitalización en respuesta a los críticos, quienes dicen que tales esfuerzos se han quedado en el camino en comparación con el mandato de Suga. (NI/AG/)

Suscríbete a International Press GRATIS

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a International Press y recibe nuestras noticias primero.

Únete a otros 36.126 suscriptores

Publicidad

Publicidad


Descarga el App de Súper Tokio Radio