Ni vacancia ni cierre del Congreso ni protesta popular, por Michel Azcueta 

Alrededor de los días de Fiestas Patrias siempre salen evaluaciones, movimientos del Ejecutivo y del Legislativo, noticias sin mucha base real, mentiras y una carrera de los periodistas para buscar una “pepa” unos antes que otros. Es lo normal tal como anda la política en el Perú. Curiosamente, se termina la semana patria y, generalmente ya nadie habla de lo ocurrido los días previos que, si los analizamos bien, nos ayudan mucho a conocer quién es quién en el ámbito político y social.

Estos días previos se habla de estas tres posibles situaciones: la vacancia presidencial decidida en el Congreso, el cierre del Congreso por decisión del Presidente y, tercero, una protesta popular de alcance masivo ya sea a favor de una u otra de las dos posibles acciones anteriores.

Sin embargo, en mi opinión, simplemente recordando experiencias anteriores y, sobre todo, el comportamiento de los tres sectores, el Congreso, el Presidente y la población, ninguna de las profecías de las que se hablan son ni serán realidad por lo menos en el corto plazo.

La vacancia presidencial es uno de los tópicos que salen a luz prácticamente desde el día siguiente que asumió Pedro Castillo el gobierno. Ni una semana se ha dejado de hablar de ello y los intentos con votación en el Congreso no alcanzaron los votos quedando en ridículo los partidos y políticos que lo defendían y siendo objeto de burla de parte del Presidente y del Premier… por lo que hay que preguntarse realmente si existe una mayoría real en el Congreso que está dispuesta a vacar al Presidente.

Hasta ahora, eso no se ve más aún estos días que vemos que se presentan cuatro listas para la nueva Mesa Directiva del Congreso, cuatro listas que tienen de todo cada una de ellas. Sobre esta primera “propuesta” de Fiestas Patrias considero que no vale la pena seguir hablando de ella. Si los partidos tuvieran organicidad y consecuencia hace tiempo que hubieran vacado al Presidente.

De manera similar nos hablan diariamente de la posibilidad del cierre del Congreso. Desde el Ejecutivo y sus aliados tanto sociales como comunicativos es siempre la espada de Damocles que pende sobre la cabeza de los congresistas que, como todos señalan, no quieren dejar su propia curul, por un lado, y, por otro, el del Ejecutivo, le conviene dejar la espada colgando en lugar de dar la estocada final.

Este tema le sirve al Presidente para dirigirse a la población y, supuestamente, legitimar su gobierno ante el desprestigio permanente (antes y durante este gobierno) del Congreso de la Republica por lo que no parece una alternativa viable en estos momentos.

Y qué hablar de un levantamiento popular en el campo, en la ciudad, en las fábricas, en las escuelas, ¿en las regiones y en Lima? Más allá de los intentos y, sobre todo, de los mensajes de los sectores más radicales que siempre hablan de ello como, por ejemplo, el MOVADEF, el FENATEP, aliados del Presidente, así como sectores antidemocráticos, la gran mayoría de la población peruana sigue viviendo a su ritmo, en medio de crisis permanentes, intentando “parar la olla”, aprovechándose de bonos y subsidios, permaneciendo en la informalidad espantosa en todos los sentidos y sin ninguna gana de organizarse ya que el tema más corriente en su evaluación es aquello que han metido en el cerebro de los peruanos “no hay nada que hacer, pues TODOS son iguales”.

Si añadimos el ánimo al consumo, la diversión en días de Fiestas Patrias, es bien difícil una explosión popular. La mayoría de la población está en otra cosa. Habría que dejar de lado estas tres cantaletas. Las crisis de todo tipo que estamos viviendo en el Perú exigen liderazgos claros (ya hemos visto que no existen realmente en los tres aspectos comentados…) liderazgos democráticos, convocantes, constructores de objetivos comunes más allá de las divergencias, que animen a organizarse y que formen equipos para definir el camino a seguir por el Perú en el corto, mediano y largo plazo, siempre en democracia y con la verdad.

Pienso que, dejando de lado la corrupción, las mentiras y las mediocridades, este es el mejor compromiso que tenemos que hacer realidad todos los peruanos en estos días de Fiestas Patrias. 26 de julio 2022.

*Ex alcalde de Villa El Salvador, Lima.

 

(*) Michel Azcueta. Exalcalde de Villa El Salvador, en Lima, Perú.

 

 

Suscríbete a International Press GRATIS

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a International Press y recibe nuestras noticias primero.

Únete a otros 35.896 suscriptores


Publicidad

Publicidad


Descarga el App de Súper Tokio Radio