El drama de los extranjeros sin seguro médico en Japón

Hospital en Japón (TV Asahi)

 

El 23 de enero de este año, Relindis Mai Ekei, una camerunesa de 42 años, murió en un hospital de Tokio. Sufría un cáncer de mama que había hecho metástasis.

La mujer permanecía de manera ilegal en Japón, motivo por el cual no tenía acceso al sistema de seguro médico del país.

Su caso pone al descubierto el drama de los extranjeros que, como Mai, al carecer de seguro tienen que cubrir el 100 % de los gastos de tratamientos de enfermedades cuyo costo es muy alto. Alrededor de 7 millones de yenes (61.000 dólares) en facturas por la atención de la camerunesa en instituciones médicas siguen sin pagarse.

Mai aterrizó en Japón en 2004 procedente de Camerún con una visa de corta duración, huyendo de un novio violento y la mutilación genital femenina, revela Mainichi Shimbun.

Sin poder retornar a su país, la mujer solicitó acogerse al estatus de refugiada, pero las autoridades japonesas se lo negaron.

Mai fue detenida por vivir en Japón sin los documentos en regla. Durante su reclusión, la mujer sentía dolores en el pecho, pero en el centro de inmigración no podía recibir atención médica adecuada.

La mujer fue liberada de manera temporal en 2018. Una vez en libertad, le diagnosticaron cáncer de mama.

En situación de ilegalidad y sin seguro, los gastos médicos eran altísimos. Un grupo de personas que la ayudaban, entre ellos abogados, solicitaron al gobierno de Japón que le concediera el visado.

La solicitud encontró eco, pero la tarjeta de residencia llegó tres horas después de la muerte de Mai en el hospital.

Una de las personas que la apoyaban, Yoriyoshi Abe, un pastor de la prefectura de Kanagawa, contó a Mainichi que hubo veces en las cuales el hospital se negó a atenderla porque no tenía seguro médico.

Sin visa, los trabajadores no solo carecen de seguro, tampoco tienen autorización legal para trabajar. Así las cosas, si enferman, no solo los perjudica la falta de un seguro, sino también la falta de ingresos que proporciona un empleo. Y el tratamiento de enfermedades graves, como el cáncer, puede costar varios millones de yenes.

Personas como Mai dependen de la generosidad de agrupaciones como una asociación que funciona en la ciudad de Ota, prefectura de Gunma, que apoya a extranjeros en el área metropolitana de Tokio que necesitan atención médica y no tienen seguro.

En 2020, la asociación ayudó a 48 personas con los gastos médicos, nueve de las cuales tenían cáncer. Su apoyo, por un total de 4,8 millones de yenes (42 mil dólares), fue cubierto en gran parte por donaciones.

Muchos extranjeros no acuden a un médico por falta de dinero, y cuando van ya es demasiado tarde, según Masataka Nagasawa, secretario general de la asociación. A su juicio, “se debe proporcionar atención médica necesaria independientemente del estado de residencia”.

El sistema de seguro médico universal en Japón cubre también a los extranjeros residentes, mas no a los que están en situación de ilegalidad o tienen visas por cortos periodos (de 90 días o menos). (International Press)

SUSCRÍBASE GRATIS! A INTERNATIONAL PRESS

Registre su correo electrónico para suscribirse y reciba diariamente el Adelanto Informativo de Japón. Exclusivo para lectores registrados.


Publicidad

Publicidad




Descarga el App de Súper Tokio Radio


Te recomendamos

J POP
JAPÓNICA
J POP
J POP
Blogs de Japón

PRODUCTOS

Alimentos y Bebidas de Japón
Novedades de Japón
Alimentos y Bebidas de Japón

Turismo en Japón

LECTOR

Deja tu comentario