Mitsubishi Heavy sería el líder de la fabricación del nuevo avión de combate hecho en Japón

El prototipo del X-2 japonés en pruebas desde 2016 (YouTube)

El Ministerio de Defensa de Japón anunció que otorgará a una sola compañía japonesa la supervisión del desarrollo de su avión de combate de nueva generación, que por décadas ha estado casi totalmente en manos de Estados Unidos.


El diario Nikkei, dijo que es “muy probable” que Mitsubishi Heavy Industries lidere el proyecto y subcontrate con socios nacionales y estadounidenses.

Las empresas japonesas manejarán el diseño general de la nave, así como el desarrollo y producción de componentes clave como motores y sistemas combate. Hasta ahora todo esto era norteamericano.

Japón planea invertir unos US$48.000 millones en la compra de alrededor de 90 aviones que reemplazarán al antiguo F-2, con un despliegue efectivo programado para 2035.

El desarrollo de este avión va a involucrar una amplia gama de industrias, repartidas en unas 1.000 compañías, de las que el 90% serían japonesas.

Tanto la industria de defensa de Japón como el mismo Ministerio de Defensa han acumulado suficiente conocimiento y tecnología como para el desarrollo de la próxima generación de aviones de combate hechos a la medida y necesidades del país.

EL PROTOTIPO DEL X-2 YA ESTÁ EN PRUEBAS

El primer prototipo de una nave de guerra totalmente japonesa, el X-2, que comenzó sus vuelos de prueba en 2016, involucró a mas de 200 empresas nacionales. El avión de próxima generación pondrá a prueba toda esta experiencia.

Tokio quiere alejarse del liderazgo que Estados Unidos tuvo sobre la selección y desarrollo de los aviones de combate para su fuerza aérea. Hasta ahora Japón ha dependido de los F-4, F15 y F-35, todos de fabricación estadounidense.

El F-2 fue un proyecto conjunto entre EEUU y Japón con Mitsubishi Heavy como responsable del montaje y General Electric del motor, pero Washington no proporcionó a Tokio información técnica sobre las piezas clave.

Japón solo ha desarrollado un avión de combate totalmente propio desde el final de la Segunda Guerra Mundial, el F-1 en la década de los 70.

No haber continuado el desarrollo de su industria de defensa aérea le ha costado a Japón atrofiar la evolución de sus fábricas. Sumitomo Electric Industries, Komatsu, entre otras dejaron de producir piezas de alta tecnología para aviones y vehículos de combate por su escasa rentabilidad.

Pero todo parece empezar a cambiar. El Nikkei dijo que el Ministerio de Defensa quiere que el nuevo avión caza sea polivalente, capaz de atacar objetivos terrestres y marítimos, así como potente en el combate aéreo.

Necesitará capacidad de sigilo y guerra electrónica, además de funciones de red para conectarse con aviones aliados y posiciones terrestres y marítimas. El ministerio también considera dotar a la nave de inteligencia artificial.

Toda una joya que será desarrollada con un ojo puesto en la amenaza aérea de China.

No obstante, Japón considera esencial la cooperación de la experimentada industria estadounidense. El gobierno planea llegar a un acuerdo formal para fin de año con Washington sobre el desarrollo conjunto de la nueva nave. Lockheed Martin, Boeing y Northrop Grumman están en la baraja de los socios potenciales. (Resumen International Press)



Suscríbase a International Press GRATIS!

Registre su correo electrónico y entérese primero de las últimas noticias de Japón.


Publicidad

Publicidad


Descarga el App de Súper Tokio Radio



Publicidad

Te recomendamos

Cine
Cultura
Cine
Conciertos
J POP

PRODUCTOS

Productos de Japón
Productos de Japón
Novedades de Japón

Turismo en Japón

LECTOR