Compañías japonesas le hacen caso al gobierno de Japón y rechazan tecnología 5G de China

softbank.jp

De China, no. Los gigantes de las telecomunicaciones de Japón se alinean con el gobierno de su país, y este, a su vez, sigue al de Estados Unidos.


Publicidad

El gobierno estadounidense no quiere la tecnología de empresas chinas como Huawei alegando razones de seguridad.

NTT Docomo, KDDI, SoftBank y Rakuten Mobile no tienen planeado utilizar equipos chinos para sus redes móviles 5G, revela Asahi Shimbun.

Cuando las cuatro compañías presentaron su solicitud de bandas de frecuencia 5G ante el gobierno (que ya se las concedió), pusieron los nombres de las compañías a las cuales comprarían equipos.

Ninguna mencionó a una empresa china, pese a que Huawei, por ejemplo, es reconocida por su alta tecnología y bajo costo. La decisión de las compañías niponas tiene un trasfondo político.

En agosto de 2018, Estados Unidos promulgó una ley que prohíbe a los organismos gubernamentales adquirir equipos o servicios de Huawei y otras compañías chinas por motivos de seguridad.

EEUU solicitó a países aliados que lo imitaran. Lo hizo Australia, que vetó a las compañías chinas.

Meses después, en diciembre, el gobierno de Japón adoptó un conjunto de directrices para reducir el riesgo de amenazas a la seguridad (como los ciberataques), en la contratación pública de equipos de telecomunicaciones.

La medida abarca solo el ámbito público, pero el gobierno solicitó a las compañías de telecomunicaciones que no ignoren sus directrices.

Los cuatro grandes decidieron hacerle caso al gobierno.

Un alto ejecutivo de una de las cuatro compañías lo expresa con claridad: “Somos una empresa japonesa. Si nos piden elegir entre una empresa privada china y el gobierno japonés, elegimos al gobierno japonés”.

Se espera que los servicios 5G comiencen en Japón en la primavera de 2020 y cubran las 47 prefecturas del país en el lapso de un año. (International Press)


Publicidad

Publicidad

Descarga el App de Súper Tokio Radio



Publicidad

LECTOR

Deja tu comentario