Ciudad en Japón prohíbe comer mientras se camina para “mejorar los modales”

 


Publicidad

Más de 20 millones de turistas de Japón y el extranjero visitan cada año la ciudad costera de Kamakura, que destaca por sus santuarios sintoístas y templos budistas, entre ellos el de Kotoku-in, un imán para los visitantes gracias a su gran estatua de Buda.

Otro de los atractivos de esta ciudad ubicada en la prefectura de Kanagawa es la popular calle Komachi, llena de tiendas de souvenirs, restaurantes y puestos de comida.

Es común ver en Komachi a turistas caminando mientras disfrutan de panqueques, helados, galletas, buñuelos, croquetas, etc. Es parte del encanto de Kamakura, tanto así que se recomienda a los turistas como un sitio para disfrutar de “comer mientras se camina” (tabe-aruki), revela Japan Today.

Sin embargo, algunas personas que residen en Kamakura ven las cosas de manera opuesta. Las autoridades locales han recibido reclamos de gente que se queja de que, por ejemplo, su ropa se mancha de helado u otros alimentos cuando se cruzan con turistas en la calle y hay un roce casual. También ha habido quejas por la basura que dejan los visitantes en las calles.

Además, los alimentos a la vista son una tentación para las aves que merodean por el lugar, como los cuervos, que se abalanzan sobre el producto que lleva o come el transeúnte mientras camina. En algunos casos, hieren a la persona en la mano.

La ciudad decidió actuar ante el malestar de algunos ciudadanos y aprobó una ordenanza contra el tabe-aruki para “mejorar los modales”. La disposición, sin embargo, no establece ningún castigo o multa ni prohíbe la venta de ningún producto.

En las redes sociales ha habido expresiones a favor de la ordenanza: “¿Tabe-aruki? Yo no hago eso. Es la diferencia entre aquellos a quienes se les ha enseñado buenos modales y aquellos a quienes no. No me molesta (la ordenanza) en absoluto. Es solo sentido común”.

Otra persona escribe: “El olor de la comida está en todas partes y no me gusta”.

Sin embargo, hay quienes temen que con la ordenanza Kamakura pierda parte de su encanto, la venta de los negocios de comida caiga y disminuya el número de turistas. (International Press)


Publicidad

Publicidad

Descarga el App de Súper Tokio Radio



Publicidad

LECTOR

Deja tu comentario