Más de la mitad de aprendices extranjeros que huyeron ganaban menos de 100.000 yenes al mes


 


Publicidad

El plan del gobierno de Japón para implantar un nuevo sistema de visado con el fin de aumentar el número de trabajadores extranjeros en el país continúa siendo motivo de disputas con la oposición.

La última controversia surgió a raíz de la publicación de los resultados de un estudio de 2017 sobre la situación de los aprendices extranjeros que huyeron de sus trabajos.

El Ministerio de Justicia mostró a la oposición los documentos originales utilizados en la encuesta a legisladores de oposición después de que el mismo ministerio publicara datos incorrectos sobre el estudio, reveló Mainichi Shimbun.

Los documentos contienen las respuestas originales de 2.870 aprendices entrevistados.

El material divulgado, sin embargo, está parcialmente bloqueado. El primer ministro de Japón, Shinzo Abe, explicó que los documentos contienen respuestas recopiladas voluntariamente de pasantes extranjeros que corren el riesgo de una posible sanción bajo la Ley de Control de Inmigración, motivo por el cual es “difícil” publicar la información desde el “punto de vista de influir en futuras investigaciones y garantizar la privacidad de los encuestados”.

La legisladora de oposición Shiori Yamao dijo que vio las respuestas de 20 encuestados, de los cuales 17 recibían un pago por debajo del salario mínimo. Sin embargo, ninguno de ellos mencionó la remuneración por debajo de la paga mínima como razón para haber huido de su trabajo. Por ello, Yamao criticó al Ministerio de Justicia por el manejo de la encuesta y pidió un análisis más detallado de las respuestas.

  • 1.929 personas, equivalente al 67,2 % de los encuestados, huyeron de sus trabajos por los bajos salarios. 144 dijeron que la paga que recibían era inferior a la que establecía el contrato y 22 que ganaban menos del salario mínimo.
  • 1627 aprendices, el 56,7 %, dijeron que ganaban menos de 100.000 yenes al mes (888,4 dólares).
  • 1.037, el 36,1 %, recibía 100.000 yenes o más, pero menos de 150.000 yenes (1.331 dólares).
  • Es decir, el 92,8 % ganaba menos de 150.000 yenes mensuales.
  • 2.634, el 91,8 %, trabajaron ilegalmente después de huir.

(International Press)

Publicidad
Publicidad

LECTOR

Deja tu comentario