Critican a programas de TV por alimentar prejuicios contra extranjeros en situación ilegal en Japón

Sede de Fuji TV (foto Mark J. Nelson)

Escena 1. Oficiales de inmigración atrapan a una mujer tailandesa que trabaja en un pub en Japón. Una voz en off dice que el apato donde vive es una “guarida” de extranjeras ilegales. No se presentan pruebas de que eso sea cierto.


Publicidad

La tailandesa es sospechosa de trabajar en Japón sin visa, según información recopilada por oficiales que se hicieron pasar por clientes del pub. El programa fue emitido por TV Tokyo.

Escena 2. Un hombre chino aparece en un programa de TV Asahi, mientras una voz en off dice que muchos extranjeros en situación ilegal tienen conexiones con la yakuza. ¿La acusación también recae en el chino? No queda claro.

Escena 3. Oficiales de Inmigración de Tokio allanan un apato en la prefectura de Gunma para capturar a una vietnamita que se cree que vive de manera ilegal en Japón.

Resulta que la mujer llegó a Japón como parte del programa de capacitación técnica para aprendices extranjeros y que se escapó de su trabajo en la prefectura de Kagoshima.

¿Por qué la vietnamita dejó el trabajo? ¿Era víctima de abusos laborales (el programa de capacitación técnica ha sido criticado por explotar a los aprendices extranjeros como mano de obra barata)? Al televidente del documental transmitido por Fuji TV solo le queda especular, pues no se explica el motivo de la huida de la mujer.

Las escenas descritas corresponden a programas de TV o documentales que, denuncia Asahi Shimbun, se limitan a ofrecer una versión unilateral (la de las autoridades de inmigración) de las cosas, presentando historias sin contextualizarlas lo suficiente.

Estos espacios han sido criticados por fomentar un sentimiento de animadversión hacia los extranjeros en la sociedad japonesa.

Tomoko Uraki, una abogada que defiende los derechos de los extranjeros, declara a Asahi que mostrar situaciones sobre el estatus de residencia de los extranjeros “sin explicar los antecedentes y las fallas en el sistema laboral conducirá a una mayor discriminación y prejuicio contra los extranjeros”.

Un grupo de abogados, entre ellos Uraki, envió una carta a Fuji TV para quejarse de que la estación televisiva presentó solo una cara de la realidad y dio cabida de manera acrítica a la versión de la Oficina de Inmigración de Tokio.

Fuji TV respondió que no fue su intención discriminar a los extranjeros.

Sin embargo, el periodista Koichi Yasuda opina que “los medios de comunicación están apoyando indirectamente una campaña contra los extranjeros organizada por ciertas personas”.

Eriko Suzuki, profesora de política de inmigración en la Universidad de Kokushikan, considera que emitir escenas de redadas contra extranjeros podría contribuir a crear un ambiente en el que los japoneses desconfíen de ellos.

Mientras tanto, Hisamitsu Mizushima, profesor de estudios de medios en la Universidad de Tokai, afirma que los medios deben presentar el asunto desde varias perspectivas.

Las autoridades de inmigración se defienden diciendo que ellos solo responden a los requerimientos de los medios, y que no son responsables de los contenidos de sus programas.

Asimismo, manifiestan que atienden sus pedidos porque les ofrecen la oportunidad de que el público conozca lo que hacen. (International Press)

Publicidad
Publicidad

LECTOR

Deja tu comentario