Hinchas japoneses: entre la euforia, el alivio y el mal sabor de boca

Fuji TV

 


Publicidad

El icónico cruce de Shibuya, Tokio, se llenó de eufóricos hinchas en la madrugada del viernes tras la clasificación de la selección japonesa a octavos de final.

Fue una clasificación dramática, pues un gol en los últimos minutos (de Polonia a Japón o de Senegal a Colombia) dejaba a los japoneses fuera del Mundial.

“Estoy tan aliviado. Yo sabía que iba a ser un partido difícil”, declaró el estudiante de 20 años, Kousuke Takahashi, a Reuters. El joven no considera que la derrota ante Polonia empañe la actuación de Japón en la primera ronda, pues él no creía en la clasificación de su selección. “Estoy feliz con el resultado”, añadió.

Japón no era favorito para llegar a octavos de final. Su triunfo sobre Colombia en su estreno mundialista sorprendió a todo el mundo.

El primer ministro de Japón, Shinzo Abe, también se sumó a la algarabía y felicitó a los jugadores a través de Twitter.

Sin embargo, pese a la clasificación, a algunos hinchas les dejó un mal sabor de boca la manera en que Japón conquistó una plaza en octavos, renunciando a buscar el empate ante Polonia.

Estos hinchas sienten que la selección japonesa abandonó su espíritu de lucha, de esforzarse hasta el final sin importar las circunstancias del partido.

Makiko Totsuka, una música de 30 años, declaró a Reuters que se sentía avergonzada de que los jugadores se contentaran con la derrota.

Takeaki Sudo, un estudiante de 22 años, dijo que el juego de Japón en el segundo tiempo fue “un poco decepcionante”. El joven creyó que la selección jugaría siendo fiel a su estilo de juego y que ganaría.

El desempeño de Japón en el último tramo del partido contra Polonia también dejó un mal sabor de boca en el director del diario español As, Alfredo Relaño, que señaló que la selección japonesa clasificó por fair play sin practicarlo -según él- en el campo.

Relaño está de acuerdo con la decisión de recompensar al equipo con menos tarjetas amarillas, pero “lo malo del estreno de la fórmula es que premió a un equipo, Japón, que en el final de su partido contra Polonia no dio muestra de devoción por el fair play. (…) Así que asistimos a un ‘pacto de no agresión’ durante un cuarto de hora final, y ese primer premio a una selección clasificada por fair play llegó de la manera menos honorable”.

Japón se medirá el martes con Bélgica. (International Press)


Publicidad

Publicidad




Descarga el App de Súper Tokio Radio



Publicidad

LECTOR

Deja tu comentario