Cada vez más escuelas en Japón permiten que chicas usen pantalones

 

kanko-gakuseifuku.co.jp

Publicidad

Un koko en la prefectura de Fukuoka permite desde abril que sus alumnas utilicen pantalones. La libertad de elección disuelve la imposición tradicional de uniformes de acuerdo con el género (faldas para mujeres, pantalones para hombres).

Unas diez estudiantes, de alrededor de 400, están usando pantalones.

La medida también busca proteger a las chicas de los hombres que a escondidas en trenes o escaleras graban a mujeres debajo de la falda con sus smartphones, según Yomiuri Shimbun.

Otra escuela en Fukuoka, donde estudian 20 extranjeras, también permite el uso de pantalones desde abril a aquellas que por razones religiosas no quieren exponer su piel.

La junta educativa de la ciudad de Fukuoka tiene previsto convocar a directores de escuelas y padres para discutir diseños unisex para uniformes escolares.

Lo que ocurre en Fukuoka es una tendencia cada vez más acentuada en Japón.

El fabricante de uniformes escolares Kanko Gakuseifuku, con sede en Okayama, revela que alrededor de 630 escuelas de secundaria y koko a las que suministra prendas han dado libertad a sus alumnas desde este año para que usen falda o pantalones.

En Setagaya, Tokio, algunas escuelas de secundaria que gestiona el municipio local permiten que las chicas vistan pantalones. Las autoridades prevén expandir la libertad de elección a otros colegios.

Sin embargo, es difícil derrotar a los prejuicios. Una escuela de secundaria en la prefectura de Chiba da a sus alumnas libertad de elección desde este año. Sin embargo, ninguna ha usado pantalones hasta el momento.

Al parecer, las estudiantes están preocupadas de que se piense que son lesbianas si usan pantalones. La escuela intenta transmitir a sus alumnas el mensaje de que la diversidad sexual debe ser aceptada.

En declaraciones que recoge Yomiuri, el presidente de una organización que apoya a las minorías sexuales dice que cuando los adultos se refieren a las estudiantes que usan pantalones como “masculinas” pueden provocar ijime, y que, por el contrario, es importante que construyan la percepción de que está bien que ellas vistan lo que quieran.

Un estudio elaborado por el Ministerio de Educación de Japón en 2013 halló que había aproximadamente 600 estudiantes transgénero en el país. Alrededor del 60 % de las escuelas que participaron en el sondeo tomaban medidas para ayudarlos, como permitir que vistieran uniformes del género con el que se sentían más afines.

En 2015, el ministerio pidió a las escuelas que apoyaran a los estudiantes transgénero y establecieran un sistema de consulta. (International Press)

Publicidad
Publicidad

LECTOR

Deja tu comentario