Kenji Fujimori, de salvador a verdugo de Pedro Pablo Kuczynski


Foto Twitter

 

Publicidad

El jueves se define el destino del presidente del Perú, Pedro Pablo Kuczynski. Su suerte está echada después de que se publicaron videos que muestran a un grupo de congresistas, entre ellos Kenji Fujimori, intentando convencer a otro de que no vote a favor de la vacancia.

¿A cambio de qué? De obras y favores políticos por parte del gobierno de PPK. El legislador al que intentan convencer, Moisés Mamani, pertenece a Fuerza Popular, la agrupación de Keiko Fujimori.

Uno de los actores del video es el congresista kenjista Bienvenido Ramírez, quien se jacta de que después de votar contra la vacancia en diciembre le dieron obras para su región (Tumbes) y poder para nombrar funcionarios en importantes cargos públicos. De este modo busca persuadir a Mamani de los beneficios de apoyar al gobierno de PPK.

“¿Qué es lo que tú quieres? ¿Obras para tu región, desarrollo, progreso?”, se escucha decir a Kenji Fujimori, quien se suma al intento de comprar el voto de Mamani.

Puesto en evidencia, Kenji no dudó en señalar a su hermana: “Lamento muchísimo las bajezas de las actitudes delincuenciales de Fuerza Popular y de mi hermana Keiko al operar con esas actitudes de forma oculta y tergiversando información”.

Por su parte, Keiko tuiteó: “Lamento aún más que mi propio hermano se encuentre envuelto en estas prácticas que tanto daño nos hicieron como peruanos y como familia”.

Si antes de que se dieran a conocer los videos, PPK albergaba esperanzas de salvación, ahora está condenado. Es casi un hecho que los llamados Kenjivideos han enterrado su presidencia.

Varios legisladores que estaban en contra de la vacancia anunciaron que votarán a favor de ella tras la difusión de los videos.

Kenji Fujimori, el congresista que consiguió los diez votos que salvaron a PPK de la destitución en diciembre pasado, es ahora, involuntariamente, su verdugo. (International Press)


Publicidad

Publicidad

Descarga el App de Súper Tokio Radio



Publicidad

LECTOR

Deja tu comentario