Pobreza y soledad llevan a ancianos en Japón a delinquir


 


Publicidad

En 2016, el número de delitos en Japón cayó a su nivel más bajo desde el fin de la Segunda Guerra Mundial.

Una buena noticia empañada por una cifra preocupante: 46.977 personas identificadas como sospechosas en casos penales tenían 65 años o más, representando el 20,8 % del total. Por primera vez la tasa superó el 20 %. En 1997 representaban solo el 4,1 %.

Más del 70 % los ancianos que delinquieron fueron acusados de robo. En todos los grupos de edad, los robos representaron el 50 % de los delitos.

La pobreza y la soledad han llevado a los ancianos a delinquir, subraya Asahi Shimbun.

20.467 delincuentes fueron encerrados en 2016, la cifra más baja de la posguerra. De ellos, 2.498 eran ancianos.

Otro dato a resaltar: la tasa de reincidencia en personas que salieron de prisión en 2015 fue de 18 % para fines de 2016; en el caso de los ancianos, fue más alta: 23,2 %.

¿Por qué reinciden? Muchas personas mayores vuelven a delinquir porque son pobres, no quieren estar solas o no tienen una familia que las reciba, según el Ministerio de Justicia.

Por ello, el gobierno planea reforzar las medidas para ayudar a los exconvictos a readaptarse a la sociedad a través de la cooperación con autoridades locales e instituciones de asistencia social.

Un hombre sexagenario que estuvo encarcelado por robo en una prisión de la ciudad de Akashi, prefectura de Hyogo, confesó a funcionarios carcelarios, antes de ser liberado, que no tenía un hogar al que retornar y que sentía ansiedad de vivir solo.

La prisión no dejó librado a su suerte al hombre. Funcionarios de la cárcel se contactaron con el municipio, que a su vez solicitó a un hogar de ancianos que lo recibiera tras su excarcelación. Y así fue.

El municipio de Akashi trabaja con 35 organizaciones, entre ella la fiscalía, la policía, un tribunal, una comunidad empresarial y una asociación médica, para ayudar a los exconvictos a reinsertarse en la sociedad y evitar que reincidan.

Se les ayuda a encontrar casa, trabajo y servicios de asistencia social. 37 exreclusos han solicitado acogerse a este programa de apoyo, de cuales diez eran ancianos. (International Press)


Publicidad

Publicidad

Descarga el App de Súper Tokio Radio



Publicidad

LECTOR

Deja tu comentario