Procesión de Yamato se realizará este domingo a pesar de la amenaza de lluvia

La previsión para este domingo 22 de octubre de la Agencia Meteorológica de Japón para la prefectura de Kanagawa es de lluvia y con un tifón ingresando por el sur del archipiélago, pero los organizadores de la 21ª Procesión del Señor de los Milagros de Yamato han ratificado que habrá recorrido de todas maneras.




Publicidad

“Con lluvia y todo salimos (este domingo)”, ha dicho a International Press el peruano Guillermo Shikina, uno de los coordinadores de la procesión del Cristo Morado de Yamato que se realizará en las instalaciones del conocido Fútsal Club Shindobat de Zama.

Shikina, lleva 13 años acudiendo cada mes octubre al llamado de la Hermandad de Cargadores del Señor de los Milagros que trabaja codo a codo con la Iglesia Católica de Yamato y, si bien ha tenido anteriores jornadas con lluvia, no recuerda una amenaza de lluvia por tifón el mismo día de la procesión.

La fe y compromiso puede más, al menos hasta ahora. “El lienzo de la imagen ha sido forrada con plástico y los cargadores nos disponemos a mojarnos”, manifestó Shikina. Se ha invocado a los devotos a llevar paraguas y cobertores de lluvia para protegerse del aguacero previsto.

El programa del evento comenzará como estaba establecido. A las 10.00 horas será la concentración de cargadores y devotos. A las 11.30 empezará la misa y a las 14.00 horas se realizará el recorrido procesional en el perímetro del estacionamiento de Shindobat.

No habrá baile de marinera frente a la imagen, pero sí una presentación artística, al parecer bajo un toldo, durante la hora del almuerzo, alrededor de las 13.30.

Los organizadores señalaron que es posible que la hora de la procesión o la presentación artística sufran algún adelanto de horario por incidencia del clima.

El esfuerzo para la realización de esta popular procesión católica, que se hace a semejanza de la procesión de Perú, ha ido enfrentando limitaciones cada año desde 1996. Eran tiempos en que la imagen era seguida por centenares de creyentes por las calles del distrito de Yamato antes de pasar por parques y hasta por el campo deportivo de una escuela.

Shikina explicó que no se puede hacer la procesión en los parques, que parecían buena alternativa, porque la ley japonesa no permite manifestaciones religiosas en lugares públicos. “En el club Shindobat (que es privado) debemos pagar 150.000 yenes por las 10 horas de renta de las instalaciones, que equivale al importe de las dos canchas de fútsal”, detalló.

Las mallas que rodean las dos canchas impide que la imagen pueda ser paseada en su interior. Tampoco se podría sin que todos los participantes, tanto cargadores como devotos, dejen de llevar zapatillas de deporte para pisar el campo como exige la regla del club.

Por todo ello, la procesión sólo puede utilizar el estacionamiento de Shindobat. Son los costos de la fe en Japón.

La organización ha informado que ha recibido muchas llamadas de consulta en estos días y a todos se les ha respondido los mismo: la procesión se realizará de todas maneras. Nada la detendrá. (International Press) 

Publicidad
Publicidad

LECTOR

Deja tu comentario