Ataque a sitio histórico en Okinawa: falta de respeto y de memoria histórica

 


Publicidad

En la cueva Chibichiri-gama, en el pueblo de Yomitan, Okinawa, muchos civiles se suicidaron hacia el final de la Segunda Guerra Mundial.

La cueva, designada como patrimonio cultural por las autoridades locales, fue objeto de actos vandálicos por parte de cuatro adolescentes de 16 a 19 años que fueron arrestados por destruir letreros y grullas de papel dejadas por los visitantes, entre otros artículos.

Los vándalos atacaron el sitio histórico como “una prueba de valentía” y porque querían ir a un lugar “embrujado”, informó Mainichi Shimbun.

El hecho ha causado indignación en Okinawa. El sitio es considerado un símbolo de la Batalla de Okinawa y ha sido preservado en los últimos 72 años.

83 personas, ante el temor de ser asesinadas o capturas por los soldados de Estados Unidos, se quitaron la vida.

Cada año la cueva es visitada por 10.000 personas, la mayoría estudiantes como parte de programas educativos de paz, según la NHK.

El profesor de la Universidad Internacional de Okinawa, Masaie Ishihara, declaró que el vandalismo es “imposible desde el punto de vista del sentido común”, y criticó la falta de respeto por la dignididad de los muertos.

“Sospecho que lo que sucedió durante la batalla de Okinawa no está siendo transmitido a las generaciones más jóvenes”, añadió.

Por su parte, el alcalde de Yomitan, Denjitsu Ishimine, dijo estar sorprendido por el hecho de que los atacantes fueran adolescentes y de que el recuerdo de la gente de la guerra se esté difuminando tanto. (International Press)


Publicidad

Publicidad

Descarga el App de Súper Tokio Radio



Publicidad

LECTOR

Deja tu comentario