Brasileño absuelto de juicio en Japón, favorecido en parte por ser extranjero

Estación de Kanayama (foto アレックス)

Ser extranjero le jugó a favor a un brasileño en Japón.

Todo comenzó en la noche del 26 de junio de 2016 en un tren que se desplazaba a la estación de Kanayama en la prefectura de Aichi.

Un brasileño de 44 años que reside en Nagoya se sienta al lado de una japonesa de 23 años. El hombre comienza a hablarle. Se presenta, le pregunta a la chica cómo se llama, en qué trabaja y le pide su número de teléfono. Mientras hablan, él toma su mano derecha y la besa tres veces. Acto seguido, toca la parte inferior de la mujer por encima de la ropa.

La chica rechaza el contacto físico y denuncia al brasileño ante la policía.

El sujeto fue arrestado en marzo de este año y, más adelante, llevado a juicio al Tribunal de Distrito de Nagoya por agresión. La fiscalía pidió dos años de prisión para él, pero la jueza que preside el tribunal lo absolvió el 5 de septiembre, según el sitio SoraNews24, que recoge la noticia de medios como Mainichi Shimbun y Yomiuri.

¿Qué alegó en su defensa el brasileño? Primero, negó que haya tocado la parte inferior del cuerpo de la mujer. Luego, que besó la mano de la japonesa porque creyó que ella le había dado pie para avanzar.

La jueza, Mihoko Tanabe, aceptó la posición del brasileño y sustentó su fallo, en parte, en la condición de extranjero del demandado.

Tanabe sostuvo que no se puede descartar que el hombre haya creído que tenía el consentimiento de la japonesa, aludiendo al hecho de que ambos estaban conversando antes de que él le besara la mano.

La chica no pidió la ayuda de otros pasajeros ni se movió a otro vagón después de lo ocurrido, según la jueza. Aunque esta admite que el hecho de que la pasajera lo haya denunciado ante la policía significa que estaba en contra de los avances del brasileño, Tanabe dijo que ante la ausencia de un rechazo abierto por parte de la japonesa, el hombre puede haber pensando que lo que estaba haciendo era aceptable.

Para la jueza, el hombre, al ser extranjero, podría haber malinterpretado a la japonesa. “No podemos negar la posibilidad de que el acusado pensara que sus sentimientos eran recíprocos”, dijo. (International Press)



Publicidad

LECTOR

Deja tu comentario