Tokio cae a su nivel más bajo en dos meses por tensiones con Corea del Norte

 

La Bolsa de Tokio cayó el miércoles con fuerza hasta su nivel más bajo en dos meses por el clima de tensión bélica generado por el cruce de amenazas entre EEUU y Corea del Norte por el programa de misiles de Pyongyang.

El índice referencial Nikkei cerró con un retroceso de 257,30 puntos, un 1,29 por ciento, y quedó en 19.738,71 puntos, mientras que el segundo indicador, el Topix, que agrupa a los valores de la primera sección, perdió 17,42 puntos, un 1,07 por ciento, y cerró en 1.617,90 unidades.

El parqué tokiota vivió una sesión teñida de rojo desde la apertura que coincidió con las amenazas vertidas por Corea del Norte en sus medios oficiales de atacar las bases militares de EE.UU. en la isla de Guam.

La advertencia de Pyongyang, que llegó horas después de que el presidente estadounidense Donald Trump amenazara a su vez al régimen de Kim Jong-un con “furia y un fuego jamás vistos en el mundo”, llevó al Nikkei a perder hasta 335 puntos y cerrar en su nivel más bajo desde el 31 de mayo.

Al clima de tensión tampoco ayudó la noticia del Washington Post que asegura que Corea del Norte está muy cerca de convertirse en un país con armas nucleares.

Al temor de los inversores se unió la subida del yen, considerada moneda refugio, lo que hundió a las compañías exportadoras niponas como los fabricantes de vehículos Toyota y Honda, que se dejaron un 1,6 y 1,2 por cierto, respectivamente.

De la sangría motivada por la crisis de los misiles norcoreana se libró el fabricante de productos de construcción Mitsubishi Materials, que avanzó un 4,6 por ciento tras registrar un aumento de sus beneficios entre abril y junio de más de un 30 por ciento.

Un total de 1.657 acciones retrocedieron frente a las 287 que avanzaron y las 78 que terminaron el día sin cambios.

El volumen de negocio ascendió a 2,697 billones de yenes (20.864 millones de euros), frente a los 2,129 billones de yenes (16.303 millones de euros) de la víspera. (EFE)

 



Publicidad

LECTOR

Deja tu comentario