El pacto Zidane-Cristiano, la clave del éxito

"Lo hablamos al principio de temporada y ha sido una gestión inteligente de mi entrenador", dijo Cristiano.

Zidane - Cristiano Ronaldo. EFE

Roberto Morales/EFE


Publicidad

Zinedine Zidane dio el paso que ningún entrenador supo gestionar con el portugués Cristiano Ronaldo. Le hizo ver la necesidad de comenzar a medir sus minutos. Convenció a un futbolista que siempre lo jugaba todo, de que su rendimiento mejoraría con el descanso total en partidos. Es la clave del éxito.

Cristiano Ronaldo llega lanzado al partido más importante de la temporada. Decisivo en los momentos que se deciden los títulos. Clave en la Liga que más descansó desde su llegada al Real Madrid. Espectacular en los duelos ante Bayern Múnich y Atlético de Madrid, en las últimas rondas antes de la gran cita de Cardiff. Apareciendo siempre en los partidos decisivos.

“Es una decisión pactada que tomamos juntos”, confiesa Zidane. “Lo hablamos al principio de temporada y ha sido una gestión inteligente de mi entrenador. Yo sabía que era algo que tenía que hacer. Igualmente, he jugado muchos partidos, pero me siento mucho mejor en la recta final comparado con años anteriores”, añade Cristiano.

Solo hay que mirar sus números para encontrar la diferencia. Cristiano no solo comenzó descansando en Copa del Rey, de repente se quedaba fuera de una convocatoria liguera y daba paso a la segunda unidad. Zidane conseguía de esta forma tener a todos sus jugadores metidos, esperando el momento para brillar, y de forma paralela, trabajaba el mejor tono físico de su estrella, cuando la carga de partidos provoca que las fuerzas flaqueen.

Así ocurrió la pasada campaña con Cristiano, que llegó muy justo físicamente a la final de la Liga de Campeones y acabó lesionado la Eurocopa. Le condicionó en el arranque de la temporada con el Real Madrid, en un inicio de ‘Champions‘ alejado de su pegada habitual en la fase de grupos. Apenas dos goles de un jugador que pasaba a asistir más que a marcar y no dejaba huella ante rivales propicios como su querido Sporting de Portugal o el Legia.

 

Verle en su casa en un partido decisivo de Liga, porque el Real Madrid se había quedado sin margen de puntos con el Barcelona, en Ipurua, El Molinón o Riazor, dejó de ser noticia.

De menos a más, la mano de entrenador de Zidane se mostró en la planificación con Cristiano. Verle en su casa en un partido decisivo de Liga, porque el Real Madrid se había quedado sin margen de puntos con el Barcelona, en Ipurua, El Molinón o Riazor, dejó de ser noticia. Disputó 29 encuentros sin lesiones. Un terreno que nunca había explorado.

“Somos inteligentes y sabemos que incluso Cristiano necesita a veces jugar un poco menos. No es porque no esté en forma físicamente, era para llegar al tramo final de la temporada en plena forma, cuando todo está en juego”, explicó Zidane con su habitual naturalidad. Convirtiendo en normal lo que hasta ahora era intratable.

“Ha jugado mucho este año pero ha habido un par de ocasiones en las que tenía que tomarse un respiro. Ahora está en un estado de forma fantástico. Hubo temporadas en las que llegó a jugar 60 partidos. Llegas a un punto en el que necesitas tomarte un respiro”.

Esa mentalidad de Zidane se transformó en eficacia goleadora de Cristiano, obteniendo el premio además a una evolución lógica en su posición, abandonando la banda izquierda e instalándose en la zona del nueve para explotar su remate de cabeza y con las dos piernas.

Cinco tantos en el clásico de Europa frente al Bayern. El duelo entre favoritos al título adelantado a cuartos de final, lo destrozaba Cristiano Ronaldo con un doblete en el Allianz y un triplete en el Santiago Bernabéu. Repetía con otros tres goles al Atlético de Madrid para volver a dejar en el camino al vecino a puertas de la final.

Doblete en Balaídos para dejar la Liga en la mano. Un tanto para convertir en trámite la última jornada en La Rosaleda. Trece goles en sus diez últimos partidos. Números claves para el éxito madridista en la temporada y que le tienen a puertas de la historia, con la posibilidad de ser el primer equipo que reedita título en la historia de la Liga de Campeones.

“Zidane ha sido muy inteligente gestionando la plantilla. Todos los jugadores tuvieron minutos y contribuyeron. Yo me siento mejor que en los últimos años. Por eso, espero poder ayudar al equipo el sábado con una buena exhibición y con goles si es posible”. Es el nuevo reto del ganador incansable. Un jugador que siempre marcó al Juventus bestido de blanco. “Queremos entrar en la historia. Es una meta, una ambición y un sueño”. EFE

 


Publicidad

Publicidad




Descarga el App de Súper Tokio Radio



Publicidad

LECTOR

Deja tu comentario