Un buen samaritano, así recuerdan al japonés que murió intentando salvar a un suicida

Masashi Kodama saltó a la luz pública en Japón por un acto heroico del que desgraciadamente no salió con vida: intentando salvar a un extraño, un anciano que deseaba suicidarse.

“Era el tipo de persona que quería ayudar a una persona necesitada”, lo recuerda Akeo Ozeki, un antiguo colega que trabajó con él en el Banco de Yokohama, en declaraciones que recoge Asahi Shimbun.

A Ozeki no le sorprende Kodama haya acudido al rescate de otra persona.

Era muy querido y gozaba de la confianza de sus compañeros de trabajo, asegura.

Una de las tareas de Kodama en el banco era reclutar personal. Ozeki recuerda que su antiguo compañero de trabajo intentaba darle ánimos a los estudiantes que no eran contratados destacando sus características positivas y aconsejándoles que persistieran para que en el futuro pudieran trabajar para una buena empresa.

“Estoy angustiado por su muerte”, dice Ozeki.

Mientras el Banco de Yokohama ofreció su más sentido pésame, la familia de Kodama emitió un comunicado público en el que declaran conmocionados por el trágico hecho, con el que aún no pueden lidiar.

El incidente tuvo lugar en un cruce ferroviario en Kawasaki el 15 de abril: un anciano de 77 años entró en el cruce cuando las luces que advertían de la proximidad del tren parpadeaban y las barreras de seguridad comenzaban a descender.

El hombre se detuvo en los rieles y Kodama, que estaba detrás de la barrera, le gritó que se apartara. El anciano no le hizo caso y Kodama fue tras él para rescatarlo.

El conductor del tren los vio y aplicó el freno de emergencia, pero no pudo hacerlo a tiempo y atropelló a ambos.

El anciano le había dicho a gente de su entorno que quería morir. (International Press)

 



Publicidad

LECTOR

Deja tu comentario