Proponen legislación única para abdicación de Akihito

Mayoría de expertos se opone a enmendar la ley de la Casa Imperial


El comité establecido por el Gobierno de Japón para estudiar la abdicación del emperador Akihito propone la creación de una legislación especial para posibilitarla, dado la problemática que supone enmendar la ley que rige la Casa Imperial.


Publicidad

Una legislación especial, que se aplica sólo a una parte de una categoría (persona, cosa o lugar), en este caso el monarca actual, evitaría complicados trámites para enmendar dicha ley, que no establece la sucesión en vida, o posibles intromisiones políticas en las decisiones del emperador.

Así lo reflejó el panel de seis expertos en el informe preliminar presentado tras su novena sesión de deliberaciones, en las que la idea de establecer un sistema de abdicación permanente encontró más opositores que defensores.

El documento, recogido por la agencia japonesa Kyodo, cita la dificultad para establecer las condiciones específicas de abdicación de futuros emperadores porque “sería difícil crear un sistema que pueda impedir que un emperador se viera obligado a abdicar en contra de su voluntad” coaccionado por el gobierno de la época.

En cuanto al establecimiento de un regente como método para reducir la carga del emperador, el informe planteó preocupaciones sobre un posible problema de estructura de poder dual.

Esta postura respalda la posición del Gobierno del primer ministro, Shinzo Abe, que planea presentar un proyecto de ley en abril ante la Dieta (Parlamento) después de que el comité presente su informe final.

En agosto de 2016 Akihito, de 83 años, planteó su deseo de abdicar en un mensaje televisado en el que afirmó que debido a su avanzada edad y su estado de salud padece “muchas limitaciones” y le será difícil “seguir asumiendo responsabilidades importantes”.

La opinión pública había visto el proceso legislativo emprendido para facilitar la renuncia en favor de su primogénito, el príncipe heredero Naruhito, de 56 años, como una vía para reabrir el debate sobre otras posibles modificaciones, como permitir el acceso de mujeres al Trono de Crisantemo.

Esta cuestión abordada tras el nacimiento del único vástago de Naruhito, la princesa Aiko, de 15 años, y que no llegó a salir adelante, quedaría con una legislación especial fuera de debate.

De producirse, la abdicación de Akihito sería la primera en la línea sucesoria imperial desde la del emperador Kokaku en 1817.

Sin embargo, se trata de una práctica frecuente en la historia de la dinastía reinante más antigua del mundo, ya que prácticamente la mitad de los 125 ocupantes que hasta la fecha ha tenido Trono de Crisantemo abdicaron en vida. (EFE)

 


Publicidad

Publicidad

Descarga el App de Súper Tokio Radio



Publicidad

LECTOR

Deja tu comentario