7-Eleven pide perdón por vender un pastel a medio comer en Tokio

Compañía reconoce grave negligencia

Foto Tantei File

Si hay algo peor que comprar un alimento feo es que esté “usado”. Eso le ocurrió a un cliente de 7-Eleven que el 24 de diciembre compró un pastel navideño en una tienda en Koto, Tokio.


Publicidad

Grande fue su disgusto cuando abrió la cajita que contenía el dulce y se dio cuenta de que estaba a medio comer. Alguien le había dado un buen mordisco.

Como habría hecho cualquera, el usuario se quejó.

El gerente del local y el empleado que vendió el pastel visitaron al cliente para ofrecerle otro en sustitución y reembolsarle el dinero que gastó. El indignado usuario rechazó los ofrecimientos y exigió explicaciones.

El cliente no solo llamó a la tienda de Koto para quejarse, sino también a la compañía que opera la cadena, Seven &i Holdings.

Lo que ocurrió, según Japan Today, fue esto: un empleado de la tienda tomó el pastel, le dio un mordisco y dejó el resto en su cajita original, que colocó en una nevera junto a otros pasteles para la venta.

Otro trabajador del local, creyendo que el pastel a medio comer era nuevo, lo sacó de la nevera y lo puso en los anaqueles, de donde lo agarró el usuario.

La compañía admitió su negligencia, se disculpó por el vergonzoso incidente y se comprometió a mejorar sus controles. (International Press)

 


Publicidad

Publicidad


Descarga el App de Súper Tokio Radio



Publicidad

LECTOR

Deja tu comentario