Escuela en Japón no hizo caso a informe policial sobre ijime

Consideró que la situación no era grave y se desentendió del tema

Planta nuclear de Fukushima.

Una escuela de primaria en Yokohama hizo caso omiso de un informe de la policía que daba cuenta de que un estudiante evacuado de Fukushima tras el accidente nuclear en 2011 era al parecer víctima de ijime, informó la agenci Kyodo.


Publicidad

En noviembre de 2014, la policía notificó a la escuela que un grupo de estudiantes le había exigido alrededor de 1,5 millones de yenes (14.000 dólares aproximadamente) a la víctima, hoy de 13 años.

Meses antes, en julio, los padres del niño informaron a la policía de que su hijo era obligado a darles dinero a los abusadores, que lo gastaban en salas de juego, entre otras cosas.

La escuela y la junta educativa de Yokohama no respondieron a la altura de las circunstancias.

El caso ha tenido amplia repercusión en los medios y las redes sociales en Japón. El niño era llamado “germen” por sus compañeros de clase (en alusión al desastre nuclear y la radiación), muchas veces pensó en suicidarse y se ausentó temporalmente de la escuela.

El ijime comenzó apenas el chico fue evacuado de Fukushima en agosto de 2011 para cursar segundo grado en la escuela de Yokohama.

En 2013, Japón aprobó una ley contra el ijime que obliga a las escuelas a informar al Ministerio de Educación y municipios de los casos de bullying considerados como “situaciones graves”, o cuando se cree que un estudiante está sufriendo física, mental o económicamente como resultado del ijime.

En el caso del niño de Fukushima, la escuela determinó que la situación no era grave. Ni siquiera convocó una reunión para abordar el tema. La junta educativa de Yokohama tampoco actuó con diligencia. (International Press)

 


Publicidad

Publicidad


Descarga el App de Súper Tokio Radio



Publicidad

2 Comentarios

  1. Atentos….el ijime existe porque en casa ya se encargaron de mermar la autoestima de los hijos en la escuela es solo la continuidad del problema.
    Los primeros culpables son los padres sin duda.

  2. Sin dudas el ijime es muy fuerte en la cultura japonesa, mi hijo cuando tenía 11 años, fue víctima de ijime de parte de una mujer de más de 60 años, líder en una iglesia cristiana. Fue algo increíble, impensado para mi. Más o menos se calmó la situación cuando amenacé al pastor de hacer una denuncia en la comisaría. Más o menos digo, porque no quedó bien la situación.

Deja tu comentario