La infidelidad, ¿socialmente aceptada en Japón?

 

Jóvenes de ambos sexos responden a preguntas sobre cuán infieles son los japoneses

Infidelidad

¿Cuán infieles son los japoneses? ¿Romperías con tu novio(a) si descubrieras que te engaña? ¿La sociedad japonesa es más tolerante con la infidelidad masculina que con la femenina?

Estas y otras preguntas intenta responder el canal de YouTube Asian Boss, que ha salido a las calles de Japón para sondear a jóvenes de uno y otro sexo para conocer sus opiniones sobre la infidelidad.

Lo que sorprende (¿o no debería?) es el alto grado de infidelidad que, según los encuestados, existe en Japón.

Hay que aclarar, eso sí, que hay una gran disparidad con respecto a las cifras estimadas: desde 30 % hasta 90 %.

Se tiende a creer que los hombres son más infieles que las mujeres, pero las dos primeras chicas entrevistadas piensan que solo el 30 % de los hombres japoneses hacen “trampa”, porcentaje que en el caso de las mujeres se eleva a 70 %.

Un tipo que está con una chica afirma que el 80 % de las mujeres son infieles. Cuando su acompañante replica que también hay un montón de hombres infieles, el sujeto reconoce el mismo porcentaje para los varones.

Un par de amigos sitúa la infidelidad masculina entre el 70 y el 90 % y la femenina entre el 50 y el 60 %.

¿Qué consideras como infidelidad?

Una chica dice que “puedes hacer cualquier cosa mientras los sentimientos no estén involucrados”. Otra opina en el mismo sentido. Digamos, sería algo así como “haz lo que quieras, pero no te enamores”.

Cuando el reportero pregunta a los entrevistados si han sido infieles, una chica delata a su amiga, que acaba de decir que nunca ha sido infiel. Para remate, ocurrió hace poco.

La mayoría admite que ha engañado a su pareja.

Si descubren que eres infiel, ¿qué dirías como excusa?

Una chica dice que le echaría la culpa al alcohol, mientras que su amiga responsabilizaría a su novio por no haber sido capaz de mantenerla interesada en él.

Otras respuestas:

“Me aburrí de ti”.

“Fue un error”.

“Estaba tan borracho que no me acuerdo de nada”.

¿La infidelidad se ha vuelto aceptable en la sociedad japonesa?

Un tipo responde que sí. Eso sí, aclara que como Japón es un país machista, la sociedad tiende a ser más permisiva con los hombres y más dura con las mujeres. Dice que como los hombres hacen más dinero podrían sentirse superiores. (Entre los países desarrollados, Japón anda muy a la zaga en cuanto a la igualdad de género).

En eso coinciden todos los entrevistados: las mujeres tienden a ser más juzgadas que los hombres; la sociedad perdona a los infieles, pero no a las infieles.

Sorprende que ninguno de los encuestados (ni siquiera las mujeres) considere la prostitución como infidelidad. Las razones son básicamente dos: es un servicio pagado y no involucra emociones, es solo sexo.

Los entrevistados coinciden básicamente en que la infidelidad masculina se trata principalmente de satisfacer “necesidades físicas”, mientras que en el caso de la infidelidad femenina hay sentimientos.

¿Qué harías si te enteras de tu pareja te engaña?

Un tipo dice que rompería con ella inmediatamente, que no podría volver a verla de la misma manera.

Dos amigas introducen un matiz: “Si lo pillo, termino con él. Pero si él confiesa por su cuenta, podría reconsiderarlo”.

Una chica se vengaría: si le ponen los cuernos, ella haría lo mismo.

Un machista, de los que nunca faltan, dice que él puede serle infiel a una chica, pero la chica no. Él jamás perdonaría una infidelidad. ¿Típico hombre japonés?

¿Perdonar o no perdonar? Las opiniones están divididas. La mayoría no descartaría hacerlo.

Una chica matiza: rompería con un novio, pero probablemente no si quien la engaña es su esposo (para no tener que divorciarse).

Otra mujer, si su esposo le pusiera los cuernos, se divorciaría de él, pero hasta entonces lo haría sufrir. La chica se ríe, pero se nota que habla en serio. (International Press)



Publicidad

1 Comentario

  1. Cuando me son son infieles bajan de categoria, es decir de novia a amiga con derechos y punto

Deja tu comentario