Tribunal falla contra profesor que se negó a pararse y cantar el himno de Japón


Docente afirma que norma afecta su fe cristiana


Publicidad

Profesor
La ordenanza que obliga a los profesores de la prefectura de Osaka a ponerse de pie para cantar el himno nacional durante las ceremonias escolares es constitucional, determinó el Tribunal de Distrito de Osaka, informó la agencia Kyodo.

De este modo, el tribunal rechazó una demanda presentada por un profesor que sostenía que la norma viola la libertad de conciencia.

Es la primera vez que el tribunal dicta una sentencia en relación con la ordenanza que data de 2011 y que obliga al personal de las escuelas públicas a mantenerse de pie y cantar el himno nacional en ceremonias escolares.

El himno, que desea reinado eterno al emperador, es considerado por algunos sectores como un símbolo del pasado militarista de Japón.

Yasutaka Okuno, profesor de 58 años de una escuela operada por el gobierno de la prefectura de Osaka, presentó una demanda ante el tribunal tras recibir una advertencia por negarse a cumplir una orden del director de la escuela, que le exigió acatar la ordenanza durante una ceremonia de graduación en marzo de 2012.

El hombre justificó su negativa aduciendo que iba contra su “fe cristiana”.

El docente también fue sancionado con un recorte salarial de un mes por su comportamiento en la ceremonia de graduación en marzo de 2013. Okuno fue asignado para trabajar fuera del lugar donde se realizaba la ceremonia; sin embargo, entró al lugar y se negó a cumplir la orden del subdirector que le exigió que saliera. Además, no se levantó cuando se cantó el himno.

El presidente del tribunal, Hiroyuki Naito, reconoció que las órdenes de los superiores del demandante restringían indirectamente el derecho constitucional de la libertad de pensamiento y conciencia, pero que eran necesarias para el buen desarrollo de las ceremonias.

Además, indicó que la ordenanza está en línea con la ley promulgada en 1999 que designó el Hinomaru como la bandera nacional y el “Kimigayo” como el himno nacional.

El tribunal determinó que la reducción salarial no era ilegal porque Okuno, con su conducta, había perjudicado el orden y la atmósfera de eventos importantes de la escuela.

Okuno no solo exigía que se invalidara el recorte, sino también una indemnización de 2 millones de yenes (16.500 dólares) del gobierno de la prefectura de Osaka. (International Press)


Publicidad

Publicidad

Descarga el App de Súper Tokio Radio



Publicidad

LECTOR

Deja tu comentario