Abe llama a expertos para que le den ideas para subir la tasa de natalidad en Japón


Shinzo Abe (foto gobierno de Japón)

Su objetivo es tener al menos 100 millones de habitantes


Publicidad

Shinzo Abe (foto gobierno de Japón)
Shinzo Abe (foto gobierno de Japón)

El primer ministro de Japón, Shinzo Abe, puso en marcha un grupo de trabajo formado por destacadas personalidades y miembros de su gabinete que tienen un gran desafío por delante: aportar ideas para resolver dos de los mayores problemas que enfrenta el país a largo plazo: el rápido envejecimiento de la población y la baja tasa de natalidad.

Japón tiene actualmente unos 127 millones de habitantes. El objetivo de Abe es que la cifra no caiga por debajo de los 100 millones en los próximos 50 años. ¿Cómo? Elevando la tasa de natalidad.

El panel incluye a 15 independientes (personas de diversos ámbitos que no pertenecen al actual gobierno), como el presidente de Keidanren, la mayor organización patronal de Japón, Sadayuki Sakakibara; el ex ministro de Asuntos Internos Hiroya Masuda; y la exaidoru y profesora universitaria Momoko Kikuchi, reveló Japan Times.

Abe advirtió: “Si la tasa de natalidad se mantiene en el nivel actual, la población de Japón será de unos 80 millones en 50 años, y de 40 millones en 100 años, alrededor de un tercio de la población actual. Esto llevará directamente a una disminución de nuestro poder nacional”.

Los aportes del panel servirán de insumo para que el gobierno elabore medidas urgentes con respecto a ambos temas en el corto plazo y diseñe un programa más amplio y exhaustivo de largo aliento para ser lanzado el próximo año.

El líder japonés se ha comprometido a crear “una sociedad donde los 100 millones de ciudadanos puedan desempeñar un papel activo”, lo que implica aprovechar al máximo el potencial laboral de su población. ¿Cómo? Por ejemplo, incorporando a más mujeres al mercado laboral.

Muchas mujeres en Japón renuncian a su empleo tras convertirse en madres porque no encuentran apoyo en el trabajo para conciliar su vida laboral con su vida familiar.

El futuro de Japón está en juego. Si la población japonesa continúa envejeciendo y reduciéndose, la economía se contraerá y los costos de la seguridad social para los ancianos seguirán aumentando. (International Press)


Publicidad

Publicidad

Descarga el App de Súper Tokio Radio



Publicidad

LECTOR

Deja tu comentario