Corea: visitar Yasukuni perjudica los esfuerzos para mejorar las relaciones con Japón


Santuario de Yasukuni

Un ministro y 71 parlamentarios acuden al polémico santuario


Publicidad

 

Santuario de Yasukuni
Santuario de Yasukuni

Un ministro del Gobierno nipón y 71 parlamentarios japoneses acudieron hoy al polémico santuario de Yasukuni en Tokio, ligado al pasado militarista de Japón, una visita que ha desatado las críticas de Corea del Sur, que sufrió la colonización nipona entre 1910 y 1945.

Tanto los parlamentarios como el recién nombrado ministro a cargo de activar el crecimiento poblacional, Katsunobu Kato, acudieron al recinto con motivo de su festival de otoño.

La visita de Kato, una apuesta personal del primer ministro conservador Shinzo Abe, es la tercera de un miembro del Gobierno después de que otros dos ministros, los de Justicia e Interior, acudieran el pasado domingo al santuario.

Por su parte, Abe envió el sábado a Yasukuni un árbol a modo de ofrenda, aunque no se espera que acuda al recinto para no repetir episodios como el de diciembre de 2013, cuando lo visitó por última vez y desató las iras de Seúl y Pekín, además de las críticas de EE.UU.

El santuario honra a todos los caídos por Japón desde finales del siglo XIX y 1945 y entre ellos se cuentan 14 políticos y oficiales del Ejército Imperial condenados como criminales de clase A por el Tribunal Penal Militar Internacional para el Lejano Oriente al término de la II Guerra Mundial.

Un portavoz de ministerio surcoreano de Asuntos Exteriores dijo hoy que rendir homenaje a los caídos en Yasukuni “no difiere de glorificar la colonización y la agresión que llevó a cabo Japón” en la primera mitad del siglo XX.

Añadió que estas acciones “entorpecen” los esfuerzos para mejorar los lazos entre ambos países de cara a la cumbre trilateral de jefes de Estado de Japón, Corea del Sur y China que se celebra en Seúl en las próximas semanas.

Pekín, que también padeció el dominio nipón hasta el fin de la II Guerra Mundial, ya protestó ayer por estas visitas, y urgió a Japón a reflexionar “profundamente sobre su agresión” y a que “rompa con el militarismo y emprenda acciones concretas para ganar la confianza de sus vecinos de Asia”.

Con el encuentro que se celebrará en Seúl se quieren reanudar las cumbres de líderes trilaterales celebradas cada año entre 2008 y 2012 y que están en suspenso debido al empeoramiento de los lazos diplomáticos en la región tras la llegada de Abe al poder en Japón, Park Geun-hye en Corea del Sur y Xi Jingping en China.

Las fricciones entre los tres países se han endurecido debido a las interpretaciones sobre el pasado colonial nipón y también a una serie de disputas territoriales. (EFE)


Publicidad

Publicidad

Descarga el App de Súper Tokio Radio



Publicidad