Exacosadores en Japón aprenden a respetar a las mujeres tras recibir tratamiento psicológico

 


Publicidad

Alrededor del 80 % se regenera

Acosador

Un exacosador asegura que ha aprendido a respetar a las mujeres que antes hostigaba tras someterse a un programa de rehabilitación psicológica.

“Yo trataba de poner a otros completamente bajo mi control”, declara el hombre de 49 años, que trabaja en una compañía en Tokio, a Yomiuri Shimbun.

El hombre acechó a varias mujeres durante más de 20 años. En otoño del año pasado, se inscribió en un programa de rehabilitación para acosadores ofrecido por Step, una organización sin fines de lucro con sede en Yokohama.

El exacosador volcó en un cuaderno sus sentimientos para poder mirarse de manera más objetiva.

La primera mujer que acosó fue una excompañera de escuela, a quien llegaba a llamar veinte veces al día. Cuando tenía treinta y tantos años fue arrestado bajo sospecha de llevar un cuchillo cuando conoció a una mujer que no correspondía sus sentimientos.

¿Cómo llegó el hombre a Step? A través de internet. ¿Por qué decidió hacerlo? Tras recibir una advertencia de la policía por acechar a una mujer a la que enviaba cien correos electrónicos al día decidió buscar ayuda.

¿Qué enseñan en el programa de rehabilitación? Primero, aprenden la importancia de escuchar a los demás y confiar en ellos. Luego, una vez a la semana, hablan de sus sentimientos en grupos formados por diez antiguos acosadores.

Estos, aseguran expertos consultados por Yomiuri, cambian su mentalidad cuando aprenden a pasar del egocentrismo a una manera de pensar que respeta a los otros.

El hombre asistió a 52 sesiones durante seis meses. “Durante el proceso de corrección de mi mentalidad egocéntrica, me retorcía de malestar y sufría horriblemente. Sin embargo, me he liberado de mi obsesión. Creo que ahora puedo entender los dolores de los demás”, afirma.

El sujeto adquirió la capacidad de controlar sus sentimientos, explica Step, que ha atendido a alrededor de 200 acosadores desde 2011. Cerca del 80 %, revela, se han reformado.

Por otro lado, la Agencia Nacional de Policía puso en marcha el año pasado un programa experimental de tratamiento para acosadores. La policía busca que los hombres que han sido advertidos para que no acechen a una mujer se sumen al programa, en el que son tratados por especialistas médicos.

La policía prevé lanzar el programa de tratamiento de manera oficial en el futuro tras evaluar los resultados del programa experimental.

Sin embargo, este tipo de programas enfrentan serios obstáculos, como el hecho de que no se puede obligar a los acosadores a participar en ellos.

“Muchos acosadores están poseídos por la idea de que no tienen un problema. Ellos no escuchan a la policía”, dice un vocero de la policía.

Además, con frecuencia las víctimas dudan en presentar denuncias ante la policía, debido a que los acosadores han sido gente cercana a ellas, como exnovios.

Los casos de acoso han alcanzado cifras récord durante tres años consecutivos, motivo por el cual el tratamiento psicológico de los agresores se ha vuelto más importante, subraya Yomiuri Shimbun.

El número de acosos reconocidos por la policía ascendió a 22.823 en 2014. 14 de ellos degeneraron en asesinatos o intentos de asesinato. (International Press)


Publicidad

Publicidad


Descarga el App de Súper Tokio Radio



Publicidad