Japón estudia cambios en la Casa Imperial ante el descenso de sus miembros

Princesa Noriko

 


Publicidad

Las mujeres al casarse con personas comunes pierden su estatus

Princesa Noriko
Princesa Noriko

El Gobierno nipón ultima una reforma para permitir que las mujeres de la Familia Imperial sigan teniendo un papel oficial tras casarse para hacer frente al preocupante descenso de sus miembros, informó hoy el diario Japan Times.

Según la tradición nipona, las mujeres dejan de formar parte de la Casa Imperial al contraer matrimonio con un hombre sin este estatus y desaparecen de manera automática de la vida pública.

Con muerte del príncipe Katsura, un primo del emperador, el pasado 8 de junio, el número de miembros de la Familia Imperial se ha reducido a 21.

De ellos, ocho son mujeres solteras, que al casarse con personas comunes dejarán de formar parte de la familia, con lo que ésta se reducirá considerablemente.

La reforma de la ley de la Casa Imperial, un asunto de constante debate en Japón, se aparcó con la llegada al poder el actual primer ministro, Shinzo Abe, que asumió su cargo en diciembre de 2012, pero ha vuelto a reavivarse en las últimas semanas.

Además de la muerte del primo del emperador, también ha influido el anuncio el pasado mayo del compromiso de un miembro de la familia imperial, la princesa Noriko, sobrina de Akihito.

Los cambios planteados se centrarían en permitir a las mujeres seguir participando en actividades oficiales de la Casa Imperial con estatus de autoridades públicas.

Para ello, el Gobierno japonés estudia dar a los miembros femeninos de la Familia Imperial nuevos títulos, como asistentes de la Casa Imperial o enviados especiales, según revelaron fuentes cercanas al asunto citadas por el diario.

En octubre de 2012, el Gobierno del anterior primer ministro Yoshihiko Noda planteó ante la disminución de los miembros de la monarquía que se permitiera a las mujeres crear su propia rama de la milenaria Casa Imperial japonesa tras casarse con un ciudadano ajeno a la familia.

Esta idea causó un enorme rechazo y fue criticada incluso por el actual primer ministro, que recordó que según establecen las normas de la Casa Imperial solo pueden acceder al trono los hombres descendientes de varones en la línea de sucesión.

El príncipe heredero de Japón, Naruhito, tiene solo una hija, Aiko, por lo que- según la Ley de Sucesión que establece que en Japón las mujeres no pueden reinar- el trono pasará tras él a su sobrino Hisahito, de 7 años, hijo de su hermano Fumihito. (EFE)

 


Publicidad

Publicidad


Descarga el App de Súper Tokio Radio



Publicidad