Japón estudia indemnizar a familias de japoneses asesinados en el extranjero

El proyecto será presentado en el Parlamento japonés

 


Publicidad

Estado japonés pagaría un millón de yenes a parientes de víctimas

El proyecto será presentado en el Parlamento japonés
El proyecto será presentado en el Parlamento japonés

El gobernante Partido Liberal Demócrata y su aliado Nuevo Komeito impulsarán un proyecto de ley en el Parlamento japonés para que el Estado pague un millón de yenes (9.800 dólares) a las familias de los japoneses que mueren como consecuencia de delitos cometidos en el extranjero, informó Yomiuri Shimbun.

El creciente número de turistas y hombres de negocios japoneses que viajan al extranjero ha aumentado el riesgo de que se conviertan en víctimas de asesinatos u otros delitos.

Tras la muerte de 10 japoneses en Argelia tras el secuestro de una planta de gas en enero del año pasado, los partidos políticos en Japón han pedido al gobierno que cree un sistema de apoyo financiero a los parientes de los fallecidos.

Las familias de las personas fallecidas como producto de crímenes en Japón o en barcos o aviones de Japón reciben una compensación que oscila entre 3,2 millones y 30 millones de yenes (31.400 y 294.000 dólares)

Sin embargo, la ley no contempla indemnizaciones para el caso de japoneses que mueren por crímenes perpetrados en el extranjero.

Con respecto al sistema de compensación en el caso de víctimas de crímenes en Japón, el gobierno puede reducir el monto si descubre que estas tuvieron alguna responsabilidad en los hechos.

En el caso del extranjero, determinar con precisión los hechos del crimen depende de las autoridades del país o territorio donde se produjo. Por ello, la coalición gobernante decidió establecer una cantidad menor por concepto de indemnización.

Asimismo, se estudia crear un sistema que beneficie a los japoneses que quedan dispacitados como consecuencia de un delito en el exterior. (ipcdigital)


Publicidad

Publicidad




Descarga el App de Súper Tokio Radio



Publicidad