Estudian verter al mar agua de Fukushima con bajos índices de radiación


Planta nuclear de Fukushima

Pescadores de la región se oponen al plan


Publicidad

Planta nuclear de Fukushima

El Gobierno japonés decidirá en septiembre si verter o no al mar agua subterránea procedente de zonas colindantes de la accidentada central nuclear de Fukushima que se cree que contiene bajos índices radiactivos, informó el diario Nikkei.

El rotativo publicó unas declaraciones que el ministro de Industria, Toshimitsu Motegi, realizó la víspera ante un comité para gestionar la situación en la planta y en las cuales admitió la posibilidad de evacuar el líquido a las aguas del océano Pacífico, delante de la planta.

“Planeamos establecer con prontitud las medidas necesarias, incluido el posible vertido al océano de agua subterránea que cumpla con los estándares de seguridad”, indicó Motegi, según Nikkei.

El Gobierno considera que este agua contiene una concentración de sustancias radiactivas por debajo de los 90 becquereles que establece como máximo la ley japonesa a la hora de desechar líquido contaminado en el mar.

Actualmente el mayor reto en la planta, que tras ser golpeada por el terremoto y tsunami del 11 de marzo de 2011 sumió al país en la peor crisis nuclear desde 1986, es la de lidiar con la acumulación diaria de miles de toneladas de agua contaminada en los sótanos de los edificios de los reactores.

Según datos de la administración, unas 1.000 toneladas de agua subterránea fluyen a diario desde las colinas cercanas al subsuelo del recinto, de las cuales unas 300 estarían fluyendo al mar.

Dado que la operadora de la planta, Tokyo Electric Power (Tepco) se ha visto incapaz de contener la situación, esta semana el Gobierno anunció que asistiría a la eléctrica para solucionar el problema y que para ello aportaría apoyo financiero.

Por un lado, se pretende congelar la tierra alrededor del recinto para bloquear la salida del agua y por otro, Tepco trabaja en un proyecto para recolectar el líquido subterráneo en una serie de pozos antes de que se mezcle con el agua contaminada de los sótanos de la planta que se emplea para refrigerar sus reactores.

El plan que meditan ahora Tepco y el Gobierno consistiría en verter al mar el agua de esos pozos y también aquella que haya sido parcialmente descontaminada tras ser empleada como refrigerante para las unidades de fisión.

Sin embargo, los posibles planes de las autoridades y la eléctrica cuentan de momento con el fuerte rechazo de los pescadores de la región. (EFE)


Publicidad

Publicidad

Descarga el App de Súper Tokio Radio



Publicidad