Sony y Microsoft, el mayor choque de videojuegos de los últimos años

Gigantes de la electrónica exhiben novedades en la feria E3 de Los Ángeles


Fernando Mexía / EFE

La partida más importante de los últimos años en el sector del videojuego arrancó en la feria E3 de Los Ángeles, escenario elegido por Microsoft y Sony para enseñar músculo y convencer a los jugadores tradicionales de que el futuro de las consolas pasa por sus nuevos dispositivos.

Las debutantes Xbox One y PlayStation 4 (PS4) tomaron el corazón del centro de convenciones de esa urbe californiana separadas físicamente por apenas un estrecho pasillo, una frontera que simboliza el límite entre dos poderosas facciones enfrentadas en un universo de juegos en el que se ha declarado la guerra.

Para esa batalla inicial, los rivales no dudaron en despojarse de los accesorios que protagonizaron las ediciones pasadas del E3 y regresar a sus orígenes, al derroche gráfico, las tramas apocalípticas, la acción militar, las conspiraciones y la ciencia ficción de película.

Basta un paseo por la feria para certificar que Microsoft y Sony se han lanzado simultáneamente a seducir al mismo tipo de usuario, el jugador que le gusta el mando de siempre, el realismo en pantalla y sentarse en el sofá para vivir una aventura solo o acompañado.

Kinect, el exitoso periférico que permite manejar la Xbox con la voz o los gestos, apenas tiene una presencia residual en E3 después de tres años siendo la estrella de Microsoft, pero no es el único.

Un caso similar ocurre con el controlador inalámbrico Move de Sony y el fenómeno del 3D que la empresa nipona se encargó de vender como una revolución para el mundo del videojuego en 2011 y que dadas las nuevas prestaciones de PS4 podría esperarse que tuviera un rol preeminente.

Tampoco parece florecer la realidad aumentada, que sigue ocupando un nicho reducido en este mercado después de que Sony anunciara con entusiasmo en E3 en 2012 su libro “Book of Spells”, avalado por J.K. Rowling.

Ni si quiera Nintendo dedicó un segundo de su tiempo a hablar de realidad aumentada.

Si bien la escasa presencia de esas tecnologías no es sinónimo de que hayan quedado en el olvido, sí confirma un cambio de estrategia en los grandes actores del sector, especialmente Microsoft y Sony, que tienen claro que serán los juegos espectaculares y adictivos los que vendan sus consolas nuevas.

Xbox One saldrá en noviembre al mercado por 499 dólares y PS4 lo hará en Navidad por 100 dólares menos, una diferencia de precio que puede resultar determinante, aunque con la compra de Xbox One se incluye el nuevo Kinect.

Todo apunta a que con esa técnica de venta Microsoft busca colocar un Kinect en la casa de quienes más horas juegan y más juegos compran, ya que hasta ahora el sensor ha tenido más éxito entre los usuarios más informales.

La comunicación de Sony en E3 ha sido hasta ahora más efectista y le tomó la delantera a Microsoft tras su evento de presentación del lunes en el que lanzó una ofensiva para poner en evidencia a su rival al comentar, entre otras cosas, que PS4 sí permitirá que los usuarios se intercambien juegos de segunda mano. (EFE)



Suscríbase a International Press GRATIS!

Registre su correo electrónico y entérese primero de las últimas noticias de Japón.


Publicidad

Publicidad


Descarga el App de Súper Tokio Radio



Publicidad

Te recomendamos

Cine
Cultura
Cine
Conciertos
J POP

PRODUCTOS

Productos de Japón
Productos de Japón
Novedades de Japón

Turismo en Japón