Jorge Barraza: «Con el técnico no se puede fallar»

Jorge Barraza

Jorge Barraza

Por Jorge Barraza*


El Rey de Copas, protagonista de tantas hazañas y tardes de gloria, el de los triunfos milagrosos y jugadores extraordinarios se está yendo a la “B”. Es triste verlo a Independiente como un enfermo terminal, escuálido y ojerizo, listo para que pase la guadaña. Un club de 108 años que nunca descendió, con 16 títulos internacionales y 16 nacionales, con 85.000 socios hoy, en su peor momento. Le quedan 10 partidos para intentar la proeza de la salvación, pero no tiene fuerzas físicas ni espirituales. Apenas está para tomar el caldito de un empate.
»El descenso sería la consecuencia de un deterioro institucional que viene de años», dicen los analistas. No coincidimos. Independiente posee un activo magnífico que son sus 5 millones de hinchas y su masa societaria. Aún sin atravesar un presente esplendoroso tiene cuantiosos recursos. Las deudas se arreglan. Además, no presenta un deterioro que impida pagar sueldos o contratar jugadores, su presupuesto anual para el plantel profesional suma muchos millones de dólares. Las condiciones laborales del entrenador son buenas. El público llena el estadio y alienta como nunca.
El problema es más sencillo: es un club que elige muy mal a los técnicos. Al menos los últimos 20 han sido incompetentes para sacarlo adelante. Y nadie puede resistir a tantas pésimas elecciones. El último, Américo Gallego (se le pidió la renuncia el lunes anterior) tomó al equipo en la 15a. posición en los promedios; 24 partidos y 8 meses después lo dejó 18vo. Y jugando horriblemente, pese a recibir un apoyo irrestricto de la gente, que lo tenía como un ídolo. Hizo un desastre, estaba asustado y ahora se va cuando ya el enfermo no tiene remisión.
Y el plantel no es mejor porque también han fichado muy mal. Aún así tiene material como para salir adelante. Desciende, si desciende, porque no acierta con un técnico competente desde hace años. Todos se van dejando la situación peor de lo que la encontraron.
Esto nos recuerda una anécdota de un gran dirigente del pequeño club Bella Vista de Montevideo, don Sebastián Bauzá (padre del actual presidente de la Asociación Uruguaya). Bauzá presidió durante 25 años al cuadro de José Nasazzi. Fue en 1980. Acababan de acordar la contratación del entrenador argentino Miguel Ángel Basílico, quien dirigió, entre muchos otros, al Independiente Santa Fe, a Millonarios, al Deportivo Cali. Ya había salido Basílico de la reunión y los demás dirigentes se mostraban preocupados. Creían que Bauzá le había ofrecido demasiado dinero para una entidad modesta como Bella Vista. Pero Bauzá, después de haber conversado mucho con Basílico, estaba convencido de sus cualidades. Les dijo a sus pares de directiva: “El día más importante en la vida de un club es cuando contrata al técnico. Ahí no podés fallar. Si acertás, te despreocupás, todo lo demás lo vas llevando. Y éste, sabe”. ¡Qué verdad! El DT, si es bueno, nunca es caro. Consigue triunfos, se generan ingresos, se acercan los patrocinadores, se valoriza el plantel… Es una espiral positiva.
Desde luego, ningún santo hace milagros sin jugadores. Mourinho se autoproclama el mejor adiestrador del mundo, y vive pidiendo refuerzos. Pero si el técnico es capaz y trabajador, si sabe de fútbol y tiene liderazgo, los éxitos llegan tarde o temprano. O al menos se vive tranquilo.
Basílico realizó una campaña notable en el club ‘Papal’ (tomó sus colores amarillo y blanco de la bandera vaticana) y lo llevó por primera vez a jugar la Libertadores. “Papá le daba una importancia capital a eso -cuenta Sebastián hijo-. Iba a la escuela de técnicos y preguntaba quiénes tenían los mejores promedios. Y les ofrecía contrato en Bella Vista. Así pasó con el Maestro Tabárez. Le dijeron que era el mejor de su clase y le dio su primer trabajo en la 5ta. División de nuestro club. Así descubrió también a Sergio Markarián, que era gerente general de Acodike, una empresa de gas, y lo convenció de que largara todo y se dedicara sólo al fútbol, porque le veía grandes condiciones. Y Sergio lo hizo. Su esposa puso el grito en el cielo, porque él tenía una carrera como ejecutivo y una seguridad económica y dejaba eso para dedicarse al fútbol. Y no en el Real Madrid, ¡en Bella Vista…!”
Lo imprescindible sigue siendo lo mismo de hace cien años: saber de fútbol. Porque para acertar con el técnico o los refuerzos se necesita eso: saber del tema. Hay una frase que hemos escuchado mucho en los últimos tiempos:  ¿El nuevo presidente…? Buena persona, gran empresario, pero no sabe mucho de fútbol. No es un detalle menor: esto se trata justamente de la pelota.
Tener un buen director técnico calma los nervios y mejora todo. Colombia puede dar fe de cómo un buen entrenador puede cambiar incluso el humor nacional. El fútbol cafetero vivía en estado de convulsión hasta que apareció el sedante llamado Pekerman. Argentina es una muestra perfecta en lo que fue de pasar de Maradona a Sabella.
El fútbol no es tan sencillo como el público cree a veces, pero es más simple de lo que lo venden desde adentro. Si se acierta en lo esencial, lo demás se soluciona. Como señala Juan Ramón Carrasco: “En fútbol, lo importante es hacer gol, todo lo demás se puede arreglar”. La elección del técnico es igual.
*Ex articulista de El Gráfico y director de la revista Conmebol, (a) International Press.

Suscríbete a International Press GRATIS

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a International Press y recibe nuestras noticias primero.

Únete a otros 35K suscriptores

BELLEZA

『PR』PATROCINADOS


Descarga el App de Súper Tokio Radio


AUTOMÓVIL